Buenos Aires. Un nuevo capítulo en las complejas relaciones entre la presidenta argentina, Cristina Fernández, y su vicepresidente, Julio Cobos, provocó la polémica por el uso de reservas del banco central, luego que la mandataria acusara al también titular del Senado de conspirar en su contra.

"Es extraño ver que alguien que me acompañó en la fórmula es el candidato de la oposición para el próximo turno y que además participa en cuanta discusión hay en contra del gobierno", criticó Fernández.

"Creo que todo el mundo tiene derecho a ser candidato, pero que primero aprendan cuál es rol del vicepresidente según la Constitución", aseguró.

Mucho más duro fue el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, quien afirmó que "estamos teniendo una actitud del vicepresidente que no es vista en el mundo".

Agregó que Cobos "es la cabeza de la oposición y pretende ser candidato" y que "podría serlo sin seguir conspirando contra el Gobierno", en un velado llamado a que renuncie.

Auque el gobierno de Fernández había evitado críticas a Cobos por las declaraciones del fin de semana, en las que afirmó que le gustaría enfrentar en 2011 en un balotaje al ex mandatario Néstor Kircher, la pugna por el Banco Central y las reservas las hizo estallar.

El actual vicepresidente sería candidato por la opositora Unión Cívica Radical (UCR), desde donde también ha recibido críticas por integrar el gobierno y pretender se candidato opositor.

Cobos fue convocado en 2007 a integrar la fórmula de Fernández, en el marco de la iniciativa política de transversalidad que impulsaba el kirchnerismo.

Sin embargo, se distanció del oficialismo en 2009 luego de que su voto, como presidente del Senado, hiciera fracasar un proyecto para incrementar los derechos de exportación agrícola.

Convocatoria del Congreso. Cobos convocó para el próximo lunes a una reunión de jefes de bloque del Senado para analizar la crisis desatada por la remoción del titular del Banco Central, Martín Redrado.

"He tomado esta decisión con la sana vocación de encontrar una solución pronta a un tema sensible que se ha judicializado", planteó, según reproduce La Nación de Buenos Aires.

La cita convocada por Cobos es un paso previo a una sesión especial, que podría celebrarse el próximo 3 de febrero y donde se podría analizar no sólo la polémica remoción vía decreto de Redrado, sino que también si procede que el gobierno utilice US$6.500 millones de las reservas del Banco Central.

Consultado por las críticas de Fernández, el vicepresidente defendió sus acciones, a pesar de que no las había escuchado. "Lo importante es que las cosas se hagan de buena fe", señaló.

Uso de reservas. Cristina Fernández también defendió el uso de las reservas para realizar pagos de deuda, asegurando que la medida tiene sentido y es lógica.

Esa plata que hemos juntado los argentinos, reservas que hoy tenemos, tomamos una parte para que no nos corran (digan) que no vamos a pagar y que tengan pingues ganancias los del mercado financiero que especulan, para no tener que pedir prestado a tasas del 15%", dijo.

Fernández sostuvo que la oposición dejó al país sin reservas. Cuando su marido asumió la presidencia en 2003, las reservas eran de sólo US$8.000 millones y ahora ascienden a US$48.000 millones, dijo. "Los que rifaron las reservas cuando fueron Gobierno ahora se han erigido en sus defensores", señaló.

"Si no pudieron gobernar, por lo menos dejen gobernar ahora", dijo Fernández.

Lea además:

Justicia argentina detiene creación de fondo y prolonga polémica con Martín Redrado

Argentina: Martín Redrado irá a tribunales para bloquear remoción