Buenos Aires. El gobierno argentino ratificó el miércoles en su cargo al ministro de Economía, Amado Boudou, un día después que rumores especulativos de su renuncia por discrepancias con otros funcionarios del área derrumbaron los precios de los activos domésticos.

Boudou "está confirmado" en su cargo, "está más firme que nunca", dijo en declaraciones radiales el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández.

Sostuvo que "los rumores tienen que ver mucho con algunos analistas pagos conocidos que buscan inquietar a los mercados".

Los rumores provocaron que los bonos soberanos cayeran en promedio 1,6%, que el riesgo país trepara a máximos de seis meses, que las acciones porteñas perdieran 2,13% y que el peso se vea presionado a mínimos históricos.

El martes, un portavoz del Ministerio de Economía había negado la renuncia de Boudou en comunicación con Reuters.

Medios de prensa dicen que el ministro mantiene una dura puja con el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, un funcionario de confianza del ex presidente Néstor Kirchner, de fuerte influencia en el gobierno de su esposa y sucesora, Cristina Fernández.

Boudou trabaja en la instrumentación de un postergado canje de deuda impago por US$20.000 millones, en bonos que están en poder de ahorristas que rechazaron una oferta en 2005.

Este canje es visto como una operación clave para despejar los problemas de financiamiento que Argentina tiene en 2010, cuando deberá hacer frente a vencimientos de deuda por unos US$15.000 millones.