El ministro del Interior, Andrés Chadwick, confirmó siete víctimas fatales en el marco de las masivas protestas sociales que asolan nuestro país.

En un breve encuentro con los medios de comunicación en La Moneda, donde no aceptó consultas de los periodistas, el secretario de Estado entregó las cifras oficiales respecto de los graves incidentes.

Según detalló el ministro Chadwick, hasta las 21:00 horas de este domingo, se confirmaron 7 muertos, 152 detenidos, 40 saqueos y 70 hechos de violencia grave.

“Estamos viviendo una verdadera escalada que sin duda es organizada para causar grave daño a nuestro país”, cuestionó.

Pese a que el disparador fue el aumento de la tarifa del metro, las protestas se fueron haciendo eco de otras reivindicaciones en una sociedad que incuba desde hace años un gran descontento, y se fueron extendiendo a otras ciudades como Valparaíso y Concepción.

“Quienes estamos en Chile hoy contra la violencia, debemos actuar unidos, y exigir que se pronuncien a aquellos que lamentablemente no condenan la violencia o buscan avalarla, o son débiles para enfrentarla”, agregó Chadwick.

No obstante, evitó referirse al fallecido por disparos de militares en La Serena este domingo. La víctima fatal, de nacionalidad ecuatoriana, recibió un impacto en el tórax durante los incidentes en las afueras del mall de La Serena y la Ruta 5 Norte.

Asimismo, el Gobierno extendió el Estado de Emergencia a las ciudades de Valdivia, Antofagasta, Talca, Chillán , Chillán Viejo, Temuco, Padre Las Casas y Punta Arenas; además de toda la región de Valparaíso.

Pese a que el disparador fue el aumento de la tarifa del metro, las protestas se fueron haciendo eco de otras reivindicaciones en una sociedad que incuba desde hace años un gran descontento, y se fueron extendiendo a otras ciudades como Valparaíso y Concepción.

Bajo gritos de “basta de abusos” y con la consigna en redes sociales de “ChileDespertó”, los manifestantes reclaman contra un modelo económico en el que el acceso a la salud y a la educación es prácticamente privado, con una alta desigualdad social, bajas pensiones y un alza de los servicios básicos.