Bogotá, Xinhua. El ministro de Hacienda de Colombia, Mauricio Cárdenas, dijo este miércoles que el gobierno otorgará apoyos al agro, como reducir aranceles en insumos y fertilizantes, y buscará modificar cláusulas de tratados de libre comercio firmados con otros países, en espera de que campesinos inconformes suspendan su paro y bloqueos.

Cárdenas señaló que se tienen listas 23 partidas con gravámenes de fertilizantes que desaparecerán, y confió en que con esta noticia se tranquilicen los campesinos que bloquean vías en los departamentos de Boyacá y Nariño, los más afectados por el paro.

Campesinos de varios departamentos de Colombia iniciaron desde el lunes de la semana pasada un paro nacional contra tratados de libre comercio (TLC) que ha firmado el gobierno con diferentes países y que en su opinión han perjudicado al agro local.

Otros sectores productivos de la economía, como los camioneros y mineros artesanales, se unieron a las protestas, que incluyen numerosos bloqueos a carreteras.

En respuesta, el ministro de Hacienda esbozó este miércoles algunas de las medidas que aplicará el gobierno de Juan Manuel Santos para responder a las demandas de los campesinos inconformes.

"El gobierno insiste en que se ha actuado como se acordó, y están dadas las condiciones para levantar el paro", dijo Cárdenas, quien añadió que Bogotá buscará modificar algunas cláusulas de los tratados de libre comercio con otros países para proteger varios productos de las importaciones a través de las llamadas "Salvaguardas".

También anunció la refinanciación de los créditos para los agricultores colombianos.

"Tenemos fórmulas que buscarán bajar la carga financiero de los campesinos", dijo el funcionario, quien confió en que con estas medidas se logre detener el paro nacional que ha dejado tres muertos, más de 100 heridos y millonarias pérdidas materiales.

Mientras, miles de campesinos bloquearon la vía Bogotá-La Calera con tractomulas cargadas de papa por más de siete horas. Después se ubicaron a los lados de la vía para protagonizar un "cacerolazo" hasta que el gobierno ofrezca solución a sus exigencias.

En el municipio de Facatativá, en el departamento de Cundinamarca (centro), se presentaron intensos enfrentamientos la noche del martes entre la fuerza pública y los manifestantes que destruyeron la alcaldía y saquearon los locales del centro.

Como consecuencia se declaró este miércoles un "toque de queda" en el municipio.

De igual forma en Pasto, departamento de Nariño, campesinos se enfrentaron con la Policía, lo que delincuentes aprovecharon para hacer saqueos en varios negocios.

En este departamento, 40 municipios sufren de desabasto de alimentos y combustibles, y las escuelas se mantienen cerradas como consecuencia de los bloqueos de las vías que no permiten el tránsito de personas, alimentos ni combustibles.

Otro punto crítico es la ciudad de Neiva, en el departamento de Huila, que se mantiene también aislada del país por los bloqueos, según informó el gobernador, Carlos Iriarte, quien hizo un llamado al gobierno nacional para que incluya a todos los campesinos en la mesa de negociación que se inició en Boyacá.

El Cauca, departamento en donde se han presentado decenas de enfrentamientos en los últimos diez días, los campesinos mantienen bloqueada la vía panamericana, que comunica con el departamento Nariño.

Otros Departamentos afectados por bloqueos son Antioquia, Meta, Caldas, Tolima, Valle del Cauca, Santander, Bolívar, Atlántico y Norte de Santander.

En apoyo al paro campesino, estudiantes de la Universidad Distrital en Bogotá bloqueron la avenida circunvalar en la capital, donde se también hay enfrentamientos con la Policía Antimotines que intentan dispersar a los jóvenes con gases lacrimógenos.