Bogotá. Colombia criticó este lunes a la autoridad comicial por el lento conteo de votos de la elección legislativa del día previo, y advirtió que las fallas generan tensiones y ponen en duda la legitimidad del proceso que marcó el dominio de la alianza oficialista en el Congreso.

Un día después de los comicios que permitieron elegir 102 senadores y 166 miembros de la Cámara de Representantes, no se conocía la composición definitiva del Congreso por retrasos en los escrutinios y en el reporte de datos de las delegaciones departamentales, lo cual es inusual en Colombia.

Para los curules del Senado había sido escrutado el 95 por ciento de los votos, pero para los de la Cámara de Representantes escasamente poco más de la mitad.

Los datos hasta ahora divulgados dan a la alianza oficialista el control del Congreso al ganar la mayoría de las 268 bancas, con lo que habría pasado su primera prueba electoral luego del fallo de la Corte Constitucional que inhabilitó al presidente Alvaro Uribe a buscar un tercer mandato.

Es la primera vez en más de dos décadas que se registraron retrasos en los escrutinios de cualquier votación y en el suministro de información por parte de la Registraduría Nacional, que en el pasado fue modelo para otras organizaciones electorales de América Latina.

El resultado la consulta interna del Partido Conservador para elegir a su candidato presidencial, que fue celebrada también el domingo, mantenía en vilo a los círculos políticos por el estrecho margen que separa a Noemí Sanín de Andrés Felipe Arias, quienes voto a voto se disputan la nominación.

Procuraduría asume vigilancia.  El ministro del Interior, Fabio Valencia, dijo que la falta de un resultado generó graves tensiones políticas y pone en duda la legitimidad del proceso.

"Solicitamos al Registrador Nacional del Estado Civil, para que en el marco de sus competencias, adopte las medidas indispensables que permitan avanzar con mayor celeridad en el proceso de conteo y escrutinios correspondientes, toda vez que la celeridad en los resultados es lo más conveniente para la democracia colombiana", declaró el funcionario.

Valencia denunció dificultades para el conteo de votos ante la falta de capacitación de los jurados, además de fallas técnicas protuberantes que impidieron comunicar oportunamente los resultados a la ciudadanía.

El gobierno solicitó a la Procuraduría General asumir de inmediato la vigilancia del conteo de los votos e investigar las posibles responsabilidades de los funcionarios encargados de garantizar la transparencia y eficiencia de las elecciones.

Los comicios legislativos del domingo se caracterizaron por su complejidad ante la dificultad para seleccionar en los tarjetones el símbolo del partido y el número asignado a cada candidato.

Los electores denunciaron que la falta de una fotografía y del nombre de los candidatos en las tarjetas electorales dificultó el proceso.

Los votos nulos o en blanco sumaron más de 1,7 millones, más de 10%, por encima de las votaciones de varios partidos y movimientos políticos, a lo que adicionó una abstención superior a 55%.