Quito, Xinhua. El presidente de Ecuador, Rafael Correa, dijo este viernes que terminó el plazo fijado la víspera por el gobierno para que medios de comunicación locales y extranjeros demuestren la existencia de supuestas escuchas telefónicas con propósitos políticos.

"Se acabó plazo para que demuestren espionaje de Ecuador. Queda demostrado que fue sólo otra farsa más como castigo por insumisos", escribió el mandatario en su cuenta de Twitter.

La versión sobre un supuesto espionaje del gobierno ecuatoriano surgió tras un reportaje de la agencia BuzzFee, que señala que la administración de Correa compró un sistema de "Interceptor GSM" y otros equipos para un espionaje doméstico.

La agencia ha divulgado en internet varios documentos confidenciales que sustentarían su denuncia, en la que involucra a la Secretaria Nacional de Inteligencia de Ecuador en la adquisición de nuevos equipos de vigilancia a gran escala.

Esta versión ha sido rechazada por el gobierno ecuatoriano, quien restó validez al documento difundido por agencia BuzzFee, ya que no tiene firma de responsabilidad.

La víspera, el ministro del Interior, José Serrano, calificó de "burdo montaje" el documento y emplazó para que en 24 horas se demostrara el espionaje local.

"El gobierno ecuatoriano no tiene absolutamente nada que esconder, y por ello invitamos a la prensa nacional e internacional que se ha prestado a estas patrañas, a que demuestren un solo caso de ciudadano nacional o extranjero que haya sido espiado telefónicamente por este gobierno", dijo Serrano.

El ministro juzgó la denuncia como una "calumnia" ya que se ha pretendido sin "prueba alguna" comparar el espionaje de Estados Unidos denunciado por el ex agente de la CIA, Edward Snowden, con una supuesta actividad de escuchas a ciudadanos ecuatorianos.

Aclaró que en Ecuador los derechos humanos se respetan cabalmente, y se actúa en función de la Constitución y los Tratados Internacionales. "Nosotros sí podemos garantizar incondicionalmente que ningún ciudadano ha sido o será espiado con fines políticos", aseguró y dijo que las compras de equipos de inteligencia están amparadas en la ley y solo se utilizan para investigaciones en la lucha contra la delincuencia.

Las adquisiciones, dijo, están amparadas por el artículo 20 de la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional y por el Código de Procedimiento Penal Ecuatoriano, en su artículo 155.

"En Ecuador, no existen escuchas telefónicas para otros fines que no sean investigaciones criminales", recalcó Serrano al tiempo que justificó el uso de esta herramienta que ha permitido "resolver exitosamente el cien por ciento de los casos de secuestro", en el país.