Tegucigalpa. El próximo gobierno de Honduras lanzará una guerra contra los cárteles de la droga mexicanos y colombianos mediante fuerzas especiales integradas por policías y soldados, anunció el futuro ministro de Seguridad del país.

La presencia de narcotraficantes en Honduras, especialmente del poderoso cártel mexicano de Sinaloa que ha extendido a otros países sus ilícitos negocios, disparó en los últimos años la cifra de muertes violentas en la pobre nación, donde casi a diario se registran crímenes ligados a traficantes de drogas.

Honduras, con costas en los océanos Atlántico y Pacífico, se encuentra en la ruta del paso de la cocaína de Sudamérica hacia Estados Unidos a través de América Central.

"Vamos a impulsar una guerra sin cuartel", dijo a la agencia Reuters Oscar Alvarez, designado  por el mandatario electo, Porfirio Lobo, como su próximo ministro de Seguridad cuando asuma el miércoles la presidencia de Honduras.

"El narcotráfico en el país es el peor problema de seguridad, es una situación terrible", agregó.

Alvarez es un ex capitán retirado del Ejército y ex ministro de Seguridad entre el 2002 y el 2006 que combatió a peligrosas pandillas conocidas como "Maras", que -asegura- fueron desarticuladas y cuyos integrantes ahora sirven en el país y en México como sicarios de los cárteles mexicanos.

Cárteles mexicanos. Los narcotraficantes mexicanos se han sumado en Honduras y otras naciones centroamericanas, como Guatemala, a los cárteles colombianos que operan en el país desde hace varias décadas.

El cártel de Sinaloa, con sede en la costa del Pacífico mexicano, es uno de los más poderosos y está dirigido por el capo más buscado en México, Joaquín "El Chapo" Guzmán.

"La información que tenemos es que ahora está en el país el cártel de Sinaloa y eso ha creado una situación bastante violenta porque antes no se daban tantas masacres", dijo Alvarez.

Sicarios asesinaron en diciembre a balazos al zar antidrogas de Honduras, en un crimen ordenado supuestamente por cárteles del narcotráfico, según autoridades locales.

Alvarez dijo que las fuerzas de tarea conjunta estarán conformadas por jueces especiales, fiscales, policías y el Ejército, y que pedirán colaboración a Estados Unidos, Colombia y México.