Brasilia, Xinhua. El gobernador del estado brasileño de Sao Paulo, Geraldo Alckmin, prohibió este lunes el uso de balas de goma por parte de la policía para contener las manifestaciones públicas.

La declaración fue hecha horas antes de una nueva movilización convocada para este lunes en la capital paulista, en protesta contra la corrupción y para pedir la reducción del precio de los pasajes de ómnibus a los estudiantes.

El pasado jueves, una violenta represión ejecutada por la Policía Militar contra una movilización convocada por el Movimiento Pase Libre dejó 230 personas detenidas y numerosos heridos.

"Prohibimos el uso de balas de goma en manifestaciones públicas. El gobierno desea dar tranquilidad a todos, seguridad, acompañará la manifestación y no hará ninguna interferencia", dijo Alckmin.

El gobernador de Sao Paulo elogió a los líderes del movimiento y a la policía, después de una reunión para definir cómo se desarrollaría la manifestación convocada para este lunes.

"Me gustaría elogiar a la policía, a los líderes que dieron una demostración de diálogo, de madurez; la respuesta que tuve fue positiva", afirmó.

De acuerdo con Alckmin, los policías están preparados para garantizar manifestaciones pacíficas y tendrán comunicación por radio durante la trayectoria que siga la marcha en Sao Paulo al final del día.

"Tenemos que garantizar el derecho a la integridad física de los manifestantes, quien está participando y quien no está", señaló.

Nuevas manifestaciones fueron convocadas este lunes en las principales ciudades brasileñas como Sao Paulo, Río de Janeiro, Recife, Goiania, Campinas, Florianópolis, Belém y Vitória, para protestar contra la corrupción y el aumento de los precios del transporte bajo el lema "La lucha se nacionalizó".

Actos de protesta ocurrieron también en los partidos de la Copa de las Confederaciones, los cuales comenzaron el sábado anterior en Brasilia y en Río de Janeiro, con una dura represión contra el movimiento "?Copa para quién?" el domingo.

Las protestas tuvieron alcance internacional, lo cual dio lugar al movimiento "La democracia no tiene fronteras", que convoca a manifestaciones para los próximos días en al menos 28 ciudades de las Américas y Europa, en solidaridad con las manifestaciones en Brasil.

Se tiene previsto que la nueva convocatoria en la capital paulista para este lunes sea una de las mayores movilizaciones de los últimos años, según los organizadores, quienes calculan la participación de unas 180.000 personas confirmadas a través de las redes sociales de internet.