Washigton.- El Gobierno de Estados Unidos cerró parcialmente este sábado tras una feroz disputa en la que el presidente Donald Trump exigió que el Congreso asigne US$5.000 millones para construir un muro a lo largo de la frontera con México.

Después de no lograr un acuerdo presupuestario este viernes, los líderes del Congreso y la Casa Blanca se comprometieron a seguir hablando durante el fin de semana en busca de un consenso para acabar con el cierre parcial antes de las vacaciones navideñas.

El impasse se produjo después de que Trump se negase a aceptar una financiación a corto plazo pactada por los senadores demócratas y republicanos al no incluir la partida para el muro.

La Cámara de Representantes de Estados Unidos, donde los republicanos tienen mayoría hasta que los demócratas tomen el control el 3 de enero, aprobó una norma en la que se incluía este gasto, pero encalló en el Senado por lo que la paralización comenzó a la medianoche de este viernes.

Después de que quedó claro que el proyecto de ley de la Cámara carecía de votos para ser aprobado, los líderes del Senado se reunieron con el vicepresidente Mike Pence y otros funcionarios de la Casa Blanca para intentar encontrar otro camino. Sin embargo, fracasaron y los legisladores en ambas cámaras del Congreso se fueron a casa.

Trump escribió en Twitter el viernes que "los demócratas son responsables de la paralización", a pesar de que afirmó la semana pasada que estaría "orgulloso" de cerrar el gobierno federal por el tema de la seguridad fronteriza y agregó "yo seré quien lo cierre".