París. Francia seguirá adelante con sus planes para eliminar empleos del sector público mediante retiros, aún cuando recluta más policías para enfrentar el delito, dijo este domingo el portavoz del Gobierno, Luc Chatel.

El ministro del Interior, Brice Hortefeux, anunció este viernes la creación de 1.500 puestos en seguridad, planteando dudas en los medios sobre una promesa del presidente Nicolas Sarkozy de reducir el servicio civil, reemplazando sólo a uno de dos empleados que se retiren.

Las reducciones, introducidas después de que Sarkozy asumiera la presidencia el 2007, son resistidas por sindicatos y por la izquierda, que derrotó a la formación de centroderecha del presidente en las elecciones regionales de hace una semana.

"La política 'uno en dos' se está manteniendo. Simplemente decidimos incrementar la cifra de empleos asistidos públicamente en la policía", dijo Chatel en entrevista con el canal de televisión LCI.

El intento de reducir la nómina de empleados públicos antecede el inicio del severo declive económico global, aunque economistas han dicho que es poco probable que haga mucha mella en el inmenso déficit fiscal de Francia.

El gobierno insistió en que se apegaría a sus impopulares medidas, tras sufrir su peor derrota electoral en más de cinco décadas, dando a los partidos de izquierda el control de 23 de las 26 regiones en Francia.

El primer ministro, Francois Fillon, dijo en una entrevista publicada el domingo que su prioridad sería la reforma al sistema de pensiones y reafirmó planes de congelar el gasto público para frenar el déficit.

Chatel desestimó reportes de tensión entre Sarkozy y Fillon por la estrategia y el ritmo de las reformas, agravados por una amplia brecha en sus índices de popularidad.

Un sondeo publicado el lunes en el diario Liberation sugirió que 52% de los votantes franceses querían que la izquierda ganara la elección presidencial del 2012.

Dominique Strauss-Kahn, ex ministro de Finanzas socialista y jefe del Fondo Monetario Internacional, es el más popular candidato potencial de la izquierda, según el sondeo de Vivavoce.

Sarkozy no ha dicho si tiene planes de postular para un segundo período.

El ex primer ministro Alain Juppe dijo el domingo que no descartaría participar en elecciones primarias para elegir a un candidato del partido UMP de centroderecha si Sarkozy decidía no participar.