El Gobierno del nuevo presidente de Paraguay, Horacio Cartes, se puso manos a la obra con los primeros anuncios de reformas de los sistemas de salud y penitenciario y con gestos conciliadores hacia los países vecinos del Mercosur.

El presidente viajó este sábado a Caazapá, a 200 kilómetros al sureste de Asunción, donde inauguró sus "jornadas de Gobierno" del sábado, en las que pretende dedicar este día de la semana para conocer las necesidades de los distintos municipios del país.

Acompañado por la viceministra de Salud, María Teresa Barán, Cartes departió con intendentes de Caazapá, que le pidieron caminos para que los productores puedan sacar sus productos, y visitó el centro de atención de salud para conocer su funcionamiento, según la agencia estatal IP.

Precisamente, la reforma del sistema de salud fue la primera en anunciarse este viernes, tras la toma de posesión esta semana como ministro de Salud Antonio Barrios, médico personal de Cartes, cuya investidura fue el pasado jueves.

Según Barrios, la red de salud pública "está en crisis desde el momento que hay un desorden y descontento generalizado, con funcionarios desmotivados que amenazan con paros o huelgas", según un comunicado del ministerio.

Barrios quiere reformar la red de atención primaria que el expresidente Fernando Lugo (2008-2012) puso en marcha en todo el país, dando, por primera vez, acceso universal gratuito a la salud a los ciudadanos paraguayos.

El nuevo titular pretende integrar los centros ambulatorios establecidos por Lugo en las pequeñas localidades del país con el resto de servicios de atención pública como el Instituto de Previsión Social (IPS), que actualmente da cobertura a 1,2 de los 6,5 millones de paraguayos, para terminar "con la dicotomía que hasta ahora existe".

La ministra de Justicia y Trabajo, Sheila Abed, también anunció al tomar el mando de esta cartera que realizará "un rediseño" del sistema penitenciario en materia de infraestructura, alimentación y situación procesal.

"Vamos a hacer una mirada íntegra para conocer la situación dentro de las penitenciarías", adelantó Abed, que tendrá que buscar soluciones para una red totalmente saturada, en la que hasta 90% de los presos están detenidos de manera preventiva.

Cartes no ha descansado ni un día tras los festejos por su toma de posesión, que coincidió el jueves con el 476 aniversario de la fundación de Asunción: el mismo viernes celebró un desayuno de trabajo con empresarios nacionales y extranjeros para animarles a invertir en el país.

El objetivo es acometer un plan de inversiones en infraestructura, tanto en la red de transporte como la energética y de saneamiento, que requeriría casi US$10.000 millones en la próxima década, según cálculos del ministro de Obras Públicas, Ramón Jiménez Gaona.

Las primeras decisiones del Gobierno de Cartes también incluyeron el cambio inmediato de altos mandos policiales y el nombramiento de un nuevo encargado de la lucha contra el narcotráfico, Luis Rojas, en sustitución de Francisco de Vargas, que asumió la cartera de Interior.

En el plano internacional, el presidente y su ministro de Exteriores, Eladio Loizaga, se mostraron dispuestos a emprender un rápido acercamiento con los gigantes vecinos, Argentina y Brasil.

Desde que Fernando Lugo fuera destituido en un juicio parlamentario en junio del año pasado y sustituido por su vicepresidente, Federico Franco, Paraguay quedó aislado regionalmente al ser suspendido del Mercosur y la Unasur.

La suspensión cesaba el pasado día 15, con la asunción de Cartes, quien este viernes anunció en su primera rueda de prensa como presidente que "en poco tiempo" visitará Brasil y elogió la decisión del país vecino de pedir el plácet para un nuevo embajador en Asunción.

Cartes fue además invitado a visitar Argentina, "a fin de pasar revista a todos los temas de la relación bilateral, poniendo particular énfasis en la conectividad e infraestructura fronteriza", informó la Cancillería en un comunicado.

El canciller argentino, Héctor Timerman, invitó a Loizaga a visitar Buenos Aires "a la brevedad posible, a fin de mantener un encuentro de trabajo donde se llevarían a cabo reuniones preparatorias a nivel técnico para la próxima reunión de presidentes".