Lima, Andina. El viceministro de Justicia, José Ávila, afirmó este miércoles que el gobierno actual invirtió más de 160 millones de soles (US$56 millones) para las reparaciones individuales, colectivas y simbólicas, una de las recomendaciones del informe final de la Comisión de la Verdad y Reconciliación (CVR).

Recordó que ese documento, que analizó el periodo de violencia que padeció el país entre 1980 y 2000, planteó al Estado hacer reformas institucionales, judicializar los casos de violación de derechos humanos e implementar el Plan Integral de Reparaciones (PIR).

"En dos años se ha trabajado 7 listas (para la reparación de las víctimas de la violencia), donde se ha ejecutado 160 millones de soles, que es casi un tercio del 100%, pero es un avance importante", indicó a la Agencia Andina.

Precisó que desde el inicio del actual gobierno, se aprobó esta cantidad para las listas de beneficiarios de las reparaciones económicas (listas 3, 4, 5, 6, 7, 8, y 9), siendo destinada para las individuales 126 millones (US$44,1 millones), colectivas 33 millones (US$11,5 millones) y las simbólicas 1 millón 100 mil soles (US$385 mil).

Ávila refirió que esto demuestra un gran avance, porque desde la implementación del PIR, desde el 2006, se invirtieron 388 millones 670 mil 218 soles (US$136,1 millones), de los cuales, 160 millones 100 mil soles (US$56 millones), fueron aportados en los últimos dos años.

Recordó que hasta el momento, se aprobaron 9 listas de beneficiarios, dos de las cuales ocurrieron durante el gobierno pasado.

"Hasta el momento, son 29 mil 392 beneficiarios, cada lista tuvo diferentes cantidades, la 1 y 2, que se gestionó en el gobierno de Alan García fue de 5 millones de soles, mientras que de la 3 a la 9 durante el mandato del presidente Ollanta Humala", consideró.

Este miércoles se conmemoran diez años de la presentación del informe de la CVR, documento que Ávila consideró como uno de los más importantes entregado al Estado.

La CVR estuvo encargada de elaborar un informe sobre la violencia ocurrida en el Perú durante el periodo que va desde 1980 hasta el año 2000, y estimó en 69 mil el número de personas fallecidas en este periodo.