Londres. Gran Bretaña, que fue a la guerra en 1982 por la soberanía sobre las Islas Malvinas, se quejó ante Argentina sobre una nueva ley que incluye al archipiélago dentro de los límites de una provincia del país sudamericano.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Gran Bretaña entregó una nota diplomática a la embajada de Argentina en Londres en la que destacó su rechazo a la ley, dijo el ministro de la cartera, Chris Bryant, en un comunicado al Parlamento.

"El Reino Unido rechaza firmemente esa ley", dijo Bryant.

La ley argentina aprobada a comienzos de diciembre define formalmente los límites de la provincia de Tierra del Fuego, la Antártida e Islas del Atlántico Sur, el territorio más austral del país, e incluye dentro de ese espacio a las Islas Malvinas y a parte de la Antártida.

Bryant dijo que Gran Bretaña no tenía dudas sobre su soberanía sobre las Islas Malvinas y varios territorios más que la ley argentina fijó dentro de los límites de su provincia, como las Islas Georgias del Sur, las Islas Sandwich del Sur y el territorio antártico británico.

La ley aprobada el mes pasado constituyó para Argentina "un acto jurisdiccional sobre áreas de su propio territorio que se hallan bajo ilegítima ocupación británica, y el Reino Unido naturalmente protesta", dijo una fuente diplomática del país sudamericano.

Casi tres décadas después de la Guerra de Malvinas, las tensiones sobre las islas siguen presentes. Los indicios sobre la posible existencia de grandes reservas de petróleo en la zona han aumentado las apuestas sobre la disputa.

Medios locales dijeron que la ley argentina, demandada por mucho tiempo por las autoridades provinciales, implicarían que el gobierno provincial podría recaudar regalías de las operaciones costa afuera de las empresas petroleras, los que antes eran pagados a las autoridades nacionales.

La oposición británica conservadora, favorita a ganar las elecciones de junio, apoyó el rechazo gubernamental a la ley argentina.

"Ellos (los territorios) son soberanos del Reino Unido, y condenamos los intentos de cualquier gobierno extranjero de señalar algo distinto", dijo en un comunicado el portavoz en materia de política exterior del partido conservador, David Lidington.

Zona rica en petróleo y gas. El año pasado, Argentina y Gran Bretaña interpusieron reclamos sobre una porción grande del Atlántico Sur, en torno a las Islas Malvinas, con lo que fijaron el escenario para una batalla por el control de las potencialmente ricas reservas de petróleo y gas.

El diario The Guardian citó estudios que dijeron que habría 18.000 millones de barriles de petróleo en la zona de las Malvinas.

YPF, la filial argentina de la petrolera española Repsol-YPF, dijo el mes pasado que exploraría petróleo y gas en la cuenca de las Islas Malvinas.

Gran Bretaña recuperó el control de las Islas Malvinas en 1982, tras una breve ocupación de las fuerzas militares argentinas. Cerca de 649 soldados argentinos y 255 británicos murieron durante la guerra, que duró cerca de dos meses.

En marzo, Gran Bretaña desestimó una nueva demanda argentina para discutir la soberanía de las islas.