Washington. Grandes potencias incluyendo a China y Rusia acordaron un borrador de resolución con sanciones a Irán por su disputado programa nuclear y lo presentarán este martes al Consejo de Seguridad de la ONU, dijo la secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton.

El anuncio pareció un rechazo implícito a un pacto de canje de combustible nuclear que Brasil y Turquía consiguieron con Irán, a pesar de que China -la principal potencia reacia a aplicar nuevas sanciones contra la república islámica- apoyó el acuerdo y realizó un llamado a mayores diálogos con Teherán.

"Hemos alcanzado un acuerdo sobre un borrador consistente con la cooperación tanto de Rusia como de China", dijo Clinton a legisladores estadounidenses. "Planeamos circular el borrador de la resolución hoy al pleno del Consejo de Seguridad", agregó.

Clinton señaló que el acuerdo fue alcanzado entre los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad -Gran Bretaña, China, Francia, Rusia y Estados Unidos- además de Alemania.

Estados Unidos y sus aliados occidentales acusan a Irán de usar su programa nuclear civil como una pantalla para encubrir la fabricación de armamento atómico. Teherán niega la acusación y ha reiterado que sólo apunta a generar electricidad.

Irán acordó este lunes enviar parte de su uranio al exterior, reviviendo un plan de intercambio de combustible delineado por Naciones Unidas con el objetivo de mantener controladas las actividades nucleares de Teherán.

Pero Irán dejó claro que no pretendía suspender el enriquecimiento de uranio local, que gobiernos occidentales consideran puede ser destinado a fabricar armas nucleares.

Pacto insuficiente. Potencias occidentales han dicho que la oferta de intercambio de combustible promovida por Brasil y Turquía no sería suficiente para aliviar sus preocupaciones sobre Irán. El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, reunió este martes a asesores claves para evaluar el acuerdo.

Clinton dijo que Washington aún tiene muchas preguntas respecto al pacto de intercambio de combustible nuclear.

Las potencias "están tomando acciones para reunir a la comunidad internacional a favor de una resolución con fuertes sanciones que, desde nuestro punto de vista, enviará un mensaje inequívoco respecto a lo que se espera de Irán", señaló.

Sin embargo, el ministro de Relaciones Exteriores chino, Yang Jiechi, dijo que estaba entusiasmado. Su reacción sugirió que Pekín y las potencias occidentales podrían tener opiniones diferentes sobre cuánto peso darle a la oferta de Irán.

"China ha observado los relevantes reportes y expresa su aprobación y agradecimiento a los esfuerzos diplomáticos que todas las partes han hecho para buscar positivamente una solución apropiada al tema nuclear iraní", dijo Yang, según la página web del Ministerio de Relaciones Exteriores (www.fmprc.gov.cn).

El portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores chino, Ma Zhaoxu, dijo posteriormente que su Gobierno esperaba que el acuerdo de intercambio de combustible "beneficie el proceso para resolver pacíficamente el tema nuclear de Irán a través del diálogo y las negociaciones".