Bruselas. El presidente estadounidense, Barack Obama, debería ser capaz de cerrar la prisión estadounidense en la Bahía de Guantánamo durante su primer mandato, a pesar de perder su plazo original, dijo un funcionario del Departamento de Estado.

El enviado especial estadounidense a cargo de cerrar Guantánamo, Daniel Fried, dijo que Washington estaba en conversaciones con varios países para acoger a más detenidos de la prisión militar en Cuba.

"Sí", dijo Fried, cuando fue consultado en Bruselas si cerrar Guantánamo en los tres años restantes del mandato de Obama era realista.

"Estoy confiado de que será cerrada durante el primer mandato del presidente Obama (...) Esa es una de las razones por las que estamos aquí. Queríamos informar a nuestros colegas europeos sobre nuestros progresos", comentó, tras reuniones con funcionarios de la Unión Europea para fomentar el apoyo para la reubicación de reos en el bloque.

Fried dijo que no se había fijado un nuevo plazo, pero que el gobierno estadounidense quería "hacer todo lo que podamos, lo antes que podamos, para cerrarla".

Obama prometió cerrar la cárcel, que ha sido condenada internacionalmente, durante su primer año en el gobierno. Pero el plazo venció este mes y aún quedan 192 detenidos, y menos de 50 han dejado Cuba desde el inicio del mandato de Obama.

Cerca de 10 Estados miembros de la UE ya han aceptado detenidos, incluyendo a Eslovaquia, que acogió a tres esta semana.

Un gran desafío para cerrar la prisión lo representan 91 detenidos yemeníes. Aunque algunos han sido enviados a casa, Obama no puede liberarlos porque las células de Al Qaeda están activas en Yemen y funcionarios estadounidenses temen que los liberados puedan unirse al grupo.

Algunos gobiernos europeos han sido cautelosos en acordar transferencias debido a preocupaciones de seguridad, pero Fried dijo estar contento con el ritmo de reasentamiento de los detenidos en Europa. "No estoy decepcionado. Estoy emocionado", señaló.

La cárcel fue abierta por el gobierno del ex presidente George W. Bush en 2002, tras los ataques del 11 de septiembre del 2001 para albergar a sospechosos extranjeros de terrorismo.

Los detenidos liberados han sido reubicados o enviados a sus países de origen, mientras otros enfrentan juicios. Otro centenar ha sido autorizado para ser transferido.

Menos de 50 enfrentan una detención indefinida debido a razones de seguridad, dijo un funcionario del Departamento de Estado estadounidense que viaja con Fried.

Bajo un acuerdo con la UE, Estados Unidos comparte información sobre los detenidos absueltos de cargos, y son transferidos en una revisión caso a caso.

El fiscal general de Estados Unidos, Eric Holder, dijo en diciembre que la compra hecha por el gobierno estadounidense de una prisión en Illinois para albergar a algunos detenidos de Guantánamo ayudaría a cerrar las instalaciones de Cuba, quizás para el verano.