Ciudad de Guatemala.- Una nueva ley aprobada esta semana por el Congreso de Guatemala pone en riesgo de desaparecer a organizaciones sociales, campesinas, de derechos humanos nacionales e internacionales que trabajan en el país centroamericano si el Estado determina que “alteran el orden público”, según establece la normativa.

Durante una sesión especial que terminó la noche del martes, los diputados aprobaron una polémica reforma a la ley de Organizaciones No Gubernamentales (ONGs), que permite cancelar, disolver, fiscalizar y vigilar a estas entidades según lo decidan cuatro instituciones estatales, incluida la Presidencia.

La nueva ley se propuso inicialmente el año pasado, cuando el gobierno del expresidente Jimmy Morales decidió no prorrogar el mandato de CICIG, el organismo de Naciones Unidas que destapó los casos más importantes de corrupción contra políticos y empresarios guatemaltecos.

Según los parlamentarios, la modificación legal tiene el objetivo de defender y evitar que organismos extranjeros “saboteen” la soberanía nacional. La iniciativa -apoyada por el oficialismo- fue aprobada con 84 votos gracias a una alianza de partidos de derecha.

Algunos organismos internacionales como Naciones Unidas y otros de carácter nacional manifestaron su rechazo y preocupación por la nueva normativa. “La reforma a la ley de ONG podría afectar la libertad de asociación, reunión y expresión”, dijo el Sistema de Naciones Unidas de Guatemala en Twitter.

“Ninguna donación o financiamiento externo puede usarse para realizar actividades que alteren el orden público o (de lo contrario) será cancelada inmediatamente y no podrá operar ni la organización ni sus integrantes en los siguientes dos años”, indica la nueva ley.

El diputado del oficialismo Carlos Calderón dijo, “me niego y me resisto a que un centavo extranjero o nacional se invierta en manifestaciones o medios de comunicación perversos”.

Algunos organismos internacionales como Naciones Unidas y otros de carácter nacional manifestaron su rechazo y preocupación por la nueva normativa. “La reforma a la ley de ONG podría afectar la libertad de asociación, reunión y expresión”, dijo el Sistema de Naciones Unidas de Guatemala en Twitter.

En la legislación, las ONGs ya establecidas y registradas previo a esta medida tendrán un lapso de seis meses para actualizar sus datos y someterse a esta nueva disposición o, de lo contrario, quedarán inhabilitadas.

“Las ONGs que están correctamente actuando yo no creo que tengan problemas al decir estos son los fondos que recibo y así los utilizo en esto”, dijo en conferencia de prensa el presidente guatemalteco, Alejandro Giammattei, quien debe sancionar la ley para que pueda entrar en vigencia.