Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) negaron este sábado en La Habana estar desmoralizadas como afirmó esta semana el general del ejército colombiano, Sergio Mantilla.

"Desmoralizadas pueden estar las tropas del general Mantilla, pues muchos de sus oficiales experimentados en guerra de guerrillas se están yendo para los Emiratos Árabes a venderse como mercenarios", dijo Iván Márquez, jefe de la delegación de las FARC a las conversaciones de paz que sostienen en la capital cubana con el gobierno de Juan Manuel Santos.

"Es poco racional afirmar, como lo hace el general Mantilla, que la guerra se va a acabar por las buenas o por las malas. Esa aseveración emocional carece de fundamento", añadió.

En ocasión del aniversario de la fundación del ejército de Colombia, el pasado día siete, Mantilla dijo que las FARC estaban desmoralizadas por la desigualdad que existiría dentro de sus filas y que iban a perder la guerra interna, de casi medio siglo. 

Márquez afirmó que los vaticinios se parecen a los de hace medio siglo, cuando (...) calcularon que en tres semanas acabarían con las guerrillas de Manuel Marulanda Vélez (que fundó las FARC en 1964 y murió por causas naturales en 2008); pero las decenas de generales que lo enfrentaron durante 44 años nunca pudieron derrotarlo.

"El ministro de Defensa del gobierno de (el ex presidente colombiano César) Gaviria (1990-1994), Rafael Pardo, también dijo que exterminarían a las FARC en 18 meses, y nada. Luego la ministra de Defensa de (el ex mandatario Álvaro) Uribe (2002-2010), Martha Lucía Ramírez, mucho más retozona subjetivamente que Pardo, aseguró que lograría ese propósito en 90 días", agregó.

Lo planteado por Mantilla no ayuda, no genera un ambiente, ni contribuye a los esfuerzos que debemos hacer todos por la paz de Colombia, dijo Márquez, en una declaración a la prensa poco antes de iniciarse la última sesión del actual ciclo de conversaciones de paz, destinado al segundo punto de la agenda, la participación política.

Al término de la sesión de este sábado, ambas partes deben emitir un comunicado conjunto, antes de iniciar un receso de unos 10 días.

Con Cuba y Noruega como países garantes y Venezuela y Chile como acompañantes, las conversaciones se iniciaron en noviembre de 2012 con una agenda de seis puntos, que incluye el desarrollo rural (ya consensuado), la participación política, las drogas ilícitas, el abandono de las armas, la reparación a las víctimas y los mecanismos de verificación y refrendación de lo pactado.