El presidente Porfirio Lobo Sosa recordó a su homólogo salvadoreño, Mauricio Funes, que Honduras "no inició la discusión" sobre isla Conejo y reiteró que el reclamo del país vecino responde a un interés político o a la compra de aviones para la Fuerza Aérea de El Salvador.

"Me preocupa a mí... y en esto hay gente que no tiene escrúpulos... Vivimos lo que pasó en la guerra entre Honduras y El Salvador en 1969. Tomó muchísimos años que volviésemos a vernos como hermanos. Levantar esos temas significa a la larga querer retroceder en lo que hemos avanzado en esa lucha", manifestó Porfirio Lobo en declaraciones a los medios de comunicación previo al Consejo de Ministros celebrado este martes.

El mandatario respaldó las declaraciones del obispo de San Salvador, para que los presidentes aboguen porque "el Golfo de Fonseca sea una zona económica de desarrollo trinacional. Ahí lo que nos repartimos es la pobreza de lo que somos y eso no es justo".

"Nosotros no hemos levantado el tema ni iniciamos la discusión, lo hicieron ellos y simplemente no se debe contestar. Ya demasiada insistencia sobre este tema y viendo la falsedad de todo lo que se ha dicho y algo que no tiene sentido, porque todos sabemos que isla Conejo es de Honduras y no pueden ir a la Corte (Internacional de Justicia) porque ya fueron, apelaron y es caso cerrado", señaló. Agregó que "no hay discusión, más que lo que yo insisto, es un afán electorero que no está midiendo lo que es una amenaza incluso para lo que es el cariño que tiene que haber entre pueblos hermanos".

"A veces la gente trae sentimientos del pasado y quieren levantarlos y eso es muy peligroso", recalcó.

Mauricio Funes insiste en el tema por "la compra de aviones que ya lo vemos, por cierto a muy buen precio; más barato que un carro... está bien barato eso... habría que verlo, pero le corresponde a ellos".

"Yo diría que para nosotros es muy doloroso, sobre todo pensar en que volvamos a lo que vivimos en el 69. Persecución sobre familias, lo que habían hecho aquí, lo que había hecho acá, ese odio entre países hermanos. Eso no tiene sentido", finalizó.

Funes dijo el fin de semana a la prensa salvadoreña que desde finales de los años 80, el ejército de Honduras montó un operativo permanente de vigilancia en isla Conejo para evitar el ingreso de armas desde Nicaragua a la zona, pero "el problema es que ese operativo nunca se desmontó. Siempre ha habido vigilancia en esa zona".

"No estoy buscando ninguna reelección y la compra de aviones no tiene nada que ver con este conflicto", aseguró.