Tegucigalpa. La vital ayuda de los organismos multilaterales a Honduras, uno de los países más pobres del continente, demorará en reanudarse al menos hasta que la comunidad internacional reconozca al nuevo presidente Porfirio Lobo.

Lobo, un conservador elegido en noviembre, asumió el miércoles el poder en Honduras, que sufre por la suspensión de la ayuda internacional en protesta por el golpe contra Manuel Zelaya en junio, por la parálisis en la actividad que generó ese conflicto político y por el coletazo de la crisis mundial.

Pero la gran mayoría de los países no reconoce al gobierno de Lobo, porque las elecciones en las que ganó fueron organizadas por el régimen de facto que sucedió a Zelaya.

"Esto (la reanudación de la ayuda) se puede producir a medida que los Gobiernos nos vayan reconociendo. Eso va tener un impacto directo tanto en el Banco Interamericano de Desarrollo, con el Banco Mundial y con el Fondo Monetario Internacional", dijo el nuevo ministro de Finanzas, William Chong Wong.

"Con los organismos internacionales hemos empezado a hacer las gestiones (de fondos), pero necesitamos antes el reconocimiento político" de las naciones que enfriaron sus relaciones, agregó.

Sólo un puñado de naciones ha reconocido a Lobo, entre ellos Estados Unidos, Colombia, Panamá, Perú, Costa Rica, Israel, Taiwán y Guatemala. El presidente de El Salvador, Mauricio Funes, ha dicho que su país también reconocerá al nuevo mandatario.

Honduras depende de unos US$1.000 millones al año en préstamos internacionales, ayuda humanitaria y combustible subsidiado de Venezuela para cubrir cerca del 20% de su presupuesto.

Plan de emergencia. Chong dijo que la situación de las finanzas del país "no es nada halagadora", mientras que un portavoz oficial afirmó a Reuters que el gobierno estaba considerando la adopción de un plan de emergencia para enfrentar el sombrío panorama de la economía.

"Las autoridades del gobierno saliente dieron a conocer que el gobierno del presidente Lobo recibe un país en bancarrota", dijo el funcionario.

La Unión Europea suspendió el año pasado unos US$97 millones y el Banco Mundial detuvo US$270 millones en préstamos en julio. El Banco Interamericano de Desarrollo retuvo unos US$50 millones.

La economía de Honduras se contrajo 2% en 2009, una caída mayor incluso que cuando el huracán Mitch ocasionó en 1999 una devastación estimada en US$5.000 millones.

Analistas económicos creen que es urgente para Honduras, uno de los dos países más pobres de Latinoamérica, gestionar antes de junio los fondos de ayuda para que pueda enfrentar sus desequilibrios macroeconómicos y los problemas serios de deuda interna a corto plazo.