Tegucigalpa. El gobernante de facto de Honduras, Roberto Micheletti, fue internado en un hospital militar por una baja de azúcar a causa del padecimiento crónico de diabetes, este el lunes un portavoz de su administración.

Micheletti, que se ausentó del poder la semana pasada a pedido del mandatario electo, Porfirio Lobo -quien asumirá el miércoles-, fue internado en el Hospital Militar al sur de la capital Tegucigalpa la tarde del domingo, dijo a Reuters el portavoz de la Casa de Gobierno, René Zepeda.

"El presidente Micheletti sufrió un bajón de azúcar la tarde del domingo y se encuentra interno en el Hospital Militar. El se encuentra bien, no es nada grave y posiblemente saldrá el lunes después de una serie de análisis", comentó.

Micheletti asumió el poder el 28 de junio tras un golpe militar contra el presidente Manuel Zelaya, quien actualmente está refugiado en la embajada de Brasil en Tegucigalpa.

Lobo reclamó a Micheletti su renuncia en busca de lograr un rápido reconocimiento y el restablecimiento de la ayuda de la comunidad internacional, suspendida tras el golpe de Estado, vital para esta pobre nación centroamericana.

Pero Micheletti abandonó la Casa Presidencial el miércoles sin renunciar al cargo.

Zelaya, que fue depuesto cuando se disponía a celebrar una consulta popular que allanaría el camino a la reelección, algo que ya había sido prohibido por un juez, abandonará el miércoles la embajada de Brasil y viajará a República Dominicana después de que Lobo le otorgue un salvoconducto.