Lima, EFE. El presidente de Perú, Ollanta Humala, afirmó este viernes que no se puede permitir que "movimientos de fachada de organizaciones terroristas", como el Movadef, pretendan infiltrarse en las marchas de protesta anunciadas para este fin de semana, cuando cumple su segundo año en el gobierno.

Los principales sindicatos del país han anunciado marchas de protesta para este sábado y el domingo, cuando Humala ofrecerá su informe anual al Congreso, para rechazar sus medidas contra el trabajo en el sistema público, entre otros temas.

Al ser consultado este viernes sobre estas protestas, Humala comentó la versión dada por el ministro del Interior, Wilfredo Pedraza, de que ex militantes de la banda armada Sendero Luminoso, reunidos ahora en el Movimiento por la Amnistía y Derechos Fundamentales (Movadef), pretenden infiltrar las protestas del fin de semana para generar violencia.

"Creo que hay que estar atentos todos, porque no podemos ser tan ingenuos de no recordar el pasado de lo que fue el terrorismo y permitir que movimientos como el Movadef se puedan infiltrar y confundir a la ciudadanía con un comportamiento que todos conocemos es de apoyo al terrorismo", manifestó Humala.

El jefe de Estado afirmó que "el Movadef es un movimiento de fachada de organizaciones terroristas que aún se mantienen en la zona del VRAEM (el valle de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro) y que tiene comportamientos de organizaciones criminales y delincuenciales".

En un comunicado, el Movadef, representado por el abogado Alfredo Crespo, rechazó las imputaciones de pretender generar violencia en las marchas y denunció que el gobierno pretende "usar a nuestra organización o el llamado terrorismo para justificar la aplicación de una mayor represión contra las masas".

El Movadef señaló que durante el gobierno de Humala "ya van más de 20 hijos del pueblo asesinados durante las protestas y todo por responsabilidad de la represión gubernamental".

Las movilizaciones convocadas para el fin de semana también contarán con organizaciones civiles y estudiantiles que protestaron hace unos días contra el congreso peruano, por la controvertida elección de magistrados y el titular de la Defensoría del Pueblo.

Humala aseguró que las fuerzas del orden harán respetar el Estado de Derecho, durante las marchas, e insistió en que la nueva ley del servicio civil, rechazada por los sindicatos, será un beneficio para medio millón de empleados públicos que ingresen a una carrera en forma voluntaria.