Un nuevo mea culpa sobre las responsabilidades directas o indirectas ante la violencia desatada a partir del golpe de Estado de 1973, al cumplirse 40 años del golpe, sumaron este domingo las iglesias protestantes en el marco del tradicional Te Deum Evangélico por Fiestas Patrias.

El pastor Eduardo Durán, obispo de la Catedral Evangélica, abordó el debate por los 40 años en parte de su mensaje ante el resto de los pastores de todas las iglesias, y con el presidente Sebastián Piñera y la mayoría de los candidatos como invitados principales.

“Perdonamos a quienes nos han ofendido, pero es justo también en nombre de las iglesias evangélicas aquí representadas que pidamos, con espíritu, cristiano, valentía y humildad, perdón por no haber hecho lo suficiente cuando nuestra hermano era privado de sus derechos o cuando era hostilizado por pensar diferente”, partió señalando.

"Pedimos perdón por nuestras actuaciones, reacciones y omisiones y por todo cuanto pudiéramos haber ofendido a algunos de nuestros compatriotas, pedimos perdón por lo que pudimos hacer y no lo hicimos cuando nuestra nación se veía convulsionada por un clima de violencia e injusticia que venían de todas partes", agregó.

El religioso insistió en que las iglesias evangélicas "lamentamos esos hechos históricos destructivos y causantes de tanta división entre nuestros pueblo. Como iglesia no sólo perdonamos sino que también pedimos perdón si hemos ofendido a nuestros prójimos".

Lea además en La Nación.cl: Piñera encabeza el Te Deum Evangélico: Juntas Bachelet y Matthei