Ciudad de México, Excelsior.com.mx. Los tres detenidos señalados como presuntos responsables de asesinar al vicealmirante Carlos Miguel Salazar Ramonet, comandante de la Octava Zona Naval, y al segundo maestre Francisco Ricardo Hernández Mercado, confesaron ser integrantes del grupo delictivo Los Caballeros Templarios, informó el procurador general de la República, Jesús Murillo Karam.

"El almirante alcanzó a cubrir a su esposa en el piso de la camioneta y trató de repeler la agresión”, sostuvo Jesús Murillo, titular de PGR

El funcionario detalló, durante la lectura de un mensaje, que los detenidos, identificados como Timoteo Vargas Infante, José Trinidad Arroyo Regalado y Ramiro Barajas Alvarado, explicaron estar en la nómina de ese grupo criminal.

“Una unidad operativa de las fuerzas del Estado mexicano logró identificar la camioneta blanca y en ella a tres individuos que ya confesaron haber sido parte, o por lo menos los miembros de una de las camionetas, desde donde asesinaron de esta manera tan artera al comandante de la Zona Naval.

“Declaran formar parte de un grupo delictivo, un grupo de delincuentes que se denomina a sí mismo Caballeros Templarios, y a los que les pagan un salario mensual de siete mil 500 pesos por robar, extorsionar y generar secuestros, entre otra serie de delitos”, detalló el procurador Murillo Karam.

Regresaba a trabajar. El domingo pasado, el vicealmirante regresaba a trabajar a las instalaciones de la Octava Zona Naval, en Puerto Vallarta, Jalisco, luego de pasar el fin de semana con su familia.

El mando naval viajaba acompañado de su esposa, un ayudante y un chofer en una camioneta de Secretaría de Marina Armada de México (Semar), de color blanco, con placas de circulación de la dependencia, por la autopista Atlacomulco-Guadalajara.

“Al enterarse el almirante, en una caseta de cobro, que la carretera en su continuación estaba bloqueada, decidió tomar una ruta alterna para llegar a tiempo a sus labores, por lo que siguió un camino secundario con ese propósito.

“En el trayecto fue interceptado por una camioneta que le cerró el paso y sus tripulantes le exigían que se identificaran y señalaran algunas cosas, cuando en el momento llegó otra camioneta, que seguramente era parte del mismo grupo que detuvieron la primera camioneta al almirante y a sus compañeros, todos fuertemente armados”, relató el procurador Murillo Karam.

De acuerdo con un reporte de la Semar, el ataque ocurrió por un camino de segundo orden, en un punto ubicado a 1.5 kilómetros al suroeste del municipio de La Noria, Michoacán.

El titular de la PGR explicó que el mando de la Octava Zona Naval, quien viajaba sin uniforme, logró cubrir a su esposa con su cuerpo y responder al ataque de sus agresores.

“De repente empezaron a disparar sobre los que iban en la camioneta. El almirante alcanzó a cubrir a su esposa en el piso de la camioneta y trató de repeler la agresión, cuando fue muerto junto con su ayudante y quedaron heridos el chofer, gravemente, y la esposa por fortuna con heridas menores.

“Es importante destacar que Salazar Ramonet no iba uniformado, venía como cualquier ciudadano, como sucede con muchos ciudadanos de haber visitado el fin de semana a su familia e iba de regreso a cumplir con su trabajo”, comentó el procurador general de la República.

La PGR convocó a la lectura de un mensaje para informar algunos detalles de lo hechos en los que perdió la vida el mando de la Semar, en la que no se permitió hacer preguntas.

Acompañaron a Murillo Karam, Eduardo Sánchez Hernández, subsecretario de Normatividad de Medios de la Secretaría de Gobernación y vocero del Gabinete de Seguridad del Gobierno federal, y Rodrigo Archundia, subprocurador Especializado en Investigación de Delincuencia Organizada de la PGR.

“Que no haya preguntas, para que podamos continuar con libertad y a plenitud la investigación que nos permita, no sólo que estos detenidos cumplan ante la justicia, sino que todos aquellos que en Michoacán o en cualquier parte del país atenten contra la seguridad de ciudadanos y funcionarios o de la paz, sean castigados como la ley lo dicta, con la severidad que lo señala”, solicitó el procurador Murillo Karam.

En la lectura del informe, le correspondió a Sánchez Hernández dar a conocer los nombres de los detenidos y su situación legal.

“Los detenidos son Timoteo Vargas Infante, José Trinidad Arroyo Regalado, Ramiro Barajas Alvarado.

“Cabe destacar que al momento de ser detenidos portaban cuatro armas largas y una corta, todas ellas reservadas para uso exclusivo de las Fuerzas Armadas, así como cargadores y cartuchos útiles de diversos calibres.”