El gobierno de Inglaterra afirmó hoy que "es innecesaria" una eventual mediación de Estados Unidos entre Londres y Buenos Aires por el tema Malvinas.

"Damos la bienvenida al apoyo de la secretaria de Estado (norteamericana), Hillary Clinton, en términos de asegurar que continuemos los canales diplomáticos, pero no hay necesidad" de una intervención directa, afirmó hoy un portavoz oficial del gobierno de Gordon Brown citado por la prensa.

La aclaración siguió al pedido que le hizo ayer la presidenta argentina, Cristina Fernández a la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton. La mandataria le solicitó que interceda ante Inglaterra para dialogar sobre la soberanía de las islas Malvinas, en tanto, Clinton se manifestó dispuesta a "ayudar" en lo que pueda al diálogo.

En una exposición ante el Gabinete, el canciller británico, David Miliband, reiteró hoy que la "autodeterminación de los isleños es un asunto clave" en la postura del gobierno británico, que considera que la exploración de hidrocarburos que comenzó recientemente –y que disparó una escalada de tensión con la Argentina- es "correcta y enteramente legítima", según declaraciones reproducidas por El Clarín.

Eministro para las Fuerzas Armadas británicas, Bill Rammell, salió por su parte al cruce de denuncias de legisladores que afirmaron que los gastos de Defensa de Inglaterra para proteger su control en las Malvinas cayeron un 50% en los últimos seis años. En este sentido, según el ministro, la diferencia se debe a cuestiones de "categorías de gastos" en los presupuestos.