México D.F. El presidente de México, Felipe Calderón, envió este jueves al senado el proyecto de Ley General para Prevenir y sancionar el secuestro.

La iniciativa plantea la prisión de por vida para quienes cometan este tipo de crímenes; vigilancia especial con brazaletes a quienes sean liberados tras cumplir sentencias; y la obligación a las empresas de telecomunicaciones de prohibir la señal telefónica en las cárceles.

Además, se establece que en casos de secuestros los intermediarios se permitirán sólo “en casos justificados”.

También se facilitará a las autoridades la intervención telefónica y la grabación de conversaciones a distancia, las cuales servirán como pruebas antes la justicia, informó Milenio.

Se considerará como conductas relativas al secuestro, el llamado secuestro exprés: dejar detenida a una persona en calidad de rehén; la amenaza a una víctima de matarlo o causarle algún daño; la posibilidad de que alguien simule su propia retención con el fin de dañar a otros o conseguir beneficios económicos.

Para quienes finjan su propio secuestro se propone una pena de entre 100 a 350 jornadas de trabajo a favor de la comunidad.

Se penará a quien financie, recaude o aporte fondos económicos o recursos de cualquier especie sabiendo que se usarán para el secuestro.

También se castigará la intimidación a la víctima, familiares, testigos, representantes o abogados que busque impedir su colaboración con las autoridades. También se sancionará a quien facilite información para cometer el delito.

Se considerará como agravantes en la comisión del delito, el hacerlo con violencia, alevosía o ventaja. En tanto que se evaluará como atenuante el desistirse del plagio y en menos de 72 horas colaborar en la liberación de la víctima.