Washington. El presidente de la Comisión de Finanzas del Senado estadounidense, Max Baucus, expresó este martes su apoyo a la ampliación de los beneficios comerciales que su país da a Haití, de forma de ayudar a la nación caribeña a reconstruir su sector textil tras el reciente terremoto.

"Debemos dar una mano. Debemos colaborar con los esfuerzos de Haití para recuperarse, al crear los incentivos adicionales para invertir en el sector de indumentaria", afirmó el demócrata, en una audiencia donde se analizó cómo reformar un programa de preferencias comerciales para los países en desarrollo.

Baucus dijo que el Congreso debería tratar tanto un proyecto comercial para Haití como un esfuerzo de reforma más amplio a lo largo de este año.

"Juntémonos para acelerar la recuperación de Haití, para extender nuestros programas prontos a vencer e implementar una reforma exitosa del programa de preferencias", sostuvo el senador.

Washington permite a cientos de países en desarrollo exportar miles de artículos a Estados Unidos sin pagar aranceles, en el marco de seis programas diferentes que apuntan a promover las exportaciones de las economías menos favorecidas.

Tres de los seis programas, incluyendo el más grande, el Sistema Generalizado de Preferencias, vencen este año, preparando el escenario para que el Congreso analice reformarlos.

Ed Gresser, director de política comercial del Democratic Leadership Council, dijo que el Congreso debería reunir la mayoría de los programas en uno solo y más simple que también incluya a países como Afganistán, Bangladesh, Camboya y Pakistán, que actualmente no reúnen los requisitos para beneficiarse de los esquemas.

Estados Unidos tiene un programa independiente para Haití, que es el país más pobre del Hemisferio Occidental.

Muchos legisladores están a favor de expandir el actual acceso libre de aranceles para la indumentaria de Haití, con el objetivo de apoyar la recuperación económica del país caribeño.

Asesores de la Comisión de Finanzas del Senado y de la Comisión de Medios y Arbitrios de la Cámara de Representantes están trabajando en una propuesta bipartidista que pueda ser aprobada fácilmente por los legisladores.

Sin embargo, cualquier ampliación de los beneficios para Haití genera dudas entre los productores estadounidenses, así como en los países pobres de Africa, que de aprobarse la extensión para Puerto Príncipe podrían perder ventas hacia Estados Unidos.

Baucus dijo a la prensa tras el evento que no tenía certeza de con qué rapidez podría presentarse un proyecto final sobre Haití.