Estados Unidos "entrega armamento" a la oposición Siria que combate contra el Ejército para derrocar al presidente Bashar Al Assad, afirmó el portavoz de la Coalición Nacional de las Fuerzas Revolucionarias y de la Oposición Siria (CNFORS) Jaled Saleh.

“EE.UU. entrega cierto armamento de efecto letal” a la oposición en Siria, informó hoy la agencia de noticias rusa RIA Novosti que cita declaraciones de Saleh en una conferencia de prensa en Washington.

Según Saleh, las autoridades estadounidenses suministran el armamento porque están seguras de que la CNFROS "no permitirá que las armas caigan en malas manos”.

Antes de las declaraciones del vocero de la CNFROS, una fuente del gobierno de Estados Unidos había señalado que actualmente la oposición siria no cuenta con armamento de EEUU.

En tanto, el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, explicó ayer que los volúmenes de ayuda de Washington a la oposición armada siria "aumentan", aunque no precisó en qué consta esa ayuda.

En junio pasado, el Congreso quitó una restricción que impedía suministrar armamento a la insurgencia siria, por lo que la prensa de Estados Unidos cree que están enviando armamento ligero y municiones.

El conflicto en Siria comenzó a principios de 2011 como una protesta contra el gobierno cuyo partido lleva más de medio siglo en el poder.

Con el correr de los días y los enfrentamientos, el reclamo inicial de una apertura democrática se convirtió en una sangrienta lucha entre las fuerzas armadas y distintos grupos de insurgentes armados, entre los que hay mercenarios extranjeros y miembros de Al Qaeda que tratan de controlar territorios.

La tensión se elevó cuando un grupo opositor denunció que el 21 de agosto el gobierno usó armas químicas en un ataque, acusación que Siria negó categóricamente, al tiempo que afirmó que fueron sus soldados quienes hallaron gases tóxicos en un refugio de los rebeldes.

Ante las denuncias, Estados Unidos comenzó a planificar un ataque militar junto a sus aliados, aunque sin pruebas, con el rechazo del Consejo de Seguridad y de gran parte de la comunidad internacional. El ataque quedó pospuesto después que Rusia propusiera un control de armas químicas en Siria.