Tegucigalpa. El ministerio público de Honduras inició un proceso contra los más altos oficiales militares por la expulsión del país del depuesto presidente Manuel Zelaya, durante el golpe de Estado que lo sacó del poder el año pasado.

La Junta de Comandantes de las fuerzas armadas hondureñas, incluyendo su jefe, el general Romeo Vásquez, son sujetos de un "requerimiento fiscal" presentado por la fiscalía ante la Corte Suprema de Justicia, bajo cargos de abuso de autoridad y violación de derechos individuales, dijo a Reuters la jefa de fiscales del Ministerio, Danelia Ferrera.

Zelaya fue depuesto en un golpe militar el 28 de junio y expulsado a punta de fusil hacia Costa Rica, pese a que la Constitución de Honduras prohíbe la expatriación.

El golpe ocurrió cuando Zelaya se disponía a celebrar una consulta popular que abriría paso a la reelección presidencial, pero que había sido prohibida por un juez.

"El requerimiento se presentó porque las leyes de Honduras prohíben la expatriación de nacionales y la orden que recibieron los militares era detenerlo y presentarlo a los tribunales", agregó Ferrera.

Zelaya está refugiado en la embajada de Brasil en Tegucigalpa desde que volvió clandestinamente a Honduras en septiembre para reclamar el poder. Centenares de soldados y policías rodean la sede diplomática brasileña con la orden de arrestarlo si la abandona.

El gobernante de facto, Roberto Micheletti, quien asumió el poder tras la expulsión de Zelaya, ha dicho que enviar al mandatario fuera del país fue un "error" y que se actuaría legalmente contra los responsables, aunque ha justificado el golpe contra Zelaya.

El Ministerio Público pidió el arresto preventivo de los altos mandos militares y que se les tome declaración indagatoria.

Militares acatarán orden. El portavoz de las fuerzas armadas, coronel Ramiro Archaga, dijo a Reuters que los mandos militares "se presentarán ante la autoridad para responder ante el requerimiento y proceder a la defensa como corresponde a todo ciudadano".

La Junta de Comandantes, el más alto mando de las fuerzas armadas, está integrada por un jefe de Estado Mayor Conjunto, el sub-jefe del Estado Mayor, un Inspector general y los jefes del Ejército, Fuerza Aérea y Fuerza Naval.

El Congreso de Honduras se dispone a aprobar la próxima semana una amnistía que permitiría una salida para Zelaya y a militares y políticos involucrados en el golpe de Estado.