Teherán. Irán busca recaudar cerca de 12.500 millones de dólares con la privatización de más de 500 firmas estatales entre el 2010 y el 2011, incluyendo dos refinerías y dos fabricantes de automóviles, informaron funcionarios en comentarios publicados el domingo.

Mehdi Aqdaie, director interino de la Organización Iraní de Privatización (IPO, por su sigla en inglés), dijo que las refinerías Bandar Abbas y Abadan estarían entre las primeras compañías ofrecidas a la venta por la Bolsa de Valores de Teherán.

Citado por el periódico Iran, no entregó detalles sobre el volumen de las acciones que Irán quiere vender y qué porcentaje de la membresía podría retener el Estado.

Irán, el quinto mayor exportador de petróleo del mundo, está buscando acelerar la venta de activos en un esfuerzo por fomentar la inversión privada y dar un impulso a la economía, la cual se encuentra bajo sanciones de Naciones Unidas por su disputado programa nuclear.

Firmas occidentales están cada vez más cautelosas ante la posibilidad de invertir en Irán debido a la disputa nuclear de largo aliento y analistas dicen que algunas de las compañías que son puestas en venta podrían simplemente terminar siendo transferidas dentro del vasto sector público del país.

Aqdaie, citando la ley presupuestaria para el año nuevo iraní que comenzó el 21 de marzo, dijo que 524 compañías serán privatizadas durante el año, incluyendo las firmas de vehículos iraníes Khodro y Saipa así como también la compañía aseguradora Dana.

"El presupuesto proyectado (de ingresos) de la venta de las compañías es de cerca de 12.500 millones de dólares, que será utilizado para el reembolso de la deuda del Gobierno", comentó.

El año pasado, un consorcio vinculado a la Guardia Revolucionaria asumió el control del 50 por ciento más uno de las acciones en al Compañía de Telecomunicaciones de Irán, en un acuerdo por un valor cercano a 7.800 millones de dólares.

Estados Unidos y sus aliados sospechan que Irán está buscando desarrollar bombas nucleares. Teherán niega la acusación y asegura que su trabajo nuclear apunta a generar electricidad para poder exportar más de su petróleo y gas.