Teherán. Un aliado cercano del presidente de Irán calificó este miércoles de ilegítimo un borrador de resolución de la ONU para aplicar más sanciones a Teherán debido a su rechazo a detener el enriquecimiento de uranio.

El texto, acordado por los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad después de meses de negociaciones, apunta a bancos iraníes y pide la inspección de barcos que se sospecha transportan cargas vinculadas con el programa nuclear o de misiles de Irán.

"El borrador que se está discutiendo en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas no tiene ninguna legitimidad", dijo Mojtaba Samareh-Hashemi, un alto asesor del presidente Mahmoud Ahmadinejad, según la agencia de noticias semioficial iraní Fars.

Diplomáticos occidentales dicen que el texto fue el resultado de un compromiso entre Estados Unidos y sus tres aliados europeos, que habían presionado por sanciones mucho más duras contra Teherán, mientras que Rusia y China buscaron suavizarlas.

Pocas de las medidas propuestas son nuevas, pero diplomáticos occidentales dijeron que el resultado final era probablemente el mejor que pudieran esperar, considerando la determinación de China y Rusia de evitar medidas que puedan minar la economía de Irán.

La decisión de circular este martes la resolución al Consejo de Seguridad de 15 países fue vista como un desaire a un acuerdo alcanzado por Brasil y Turquía, en el cual Irán aceptó enviar más uranio enriquecido al exterior a cambio de combustible para un reactor de investigación médica.

Irán y los dos países que mediaron el acuerdo de intercambio instaron a frenar la discusión de nuevas sanciones. Pero Estados Unidos y sus aliados europeos vieron ese pacto como una maniobra de la república islámica para demorar sus esfuerzos en el incremento de la presión sobre Teherán.

El ministro de Relaciones Exteriores iraní, Manouchehr Mottaki, expresó su sorpresa este miércoles cuando fue consultado sobre el borrador de resolución y dijo que no cree que vaya a ser aprobado.

Consultado por un periodista de Reuters sobre cuál será la reacción de Irán, Mottaki preguntó en inglés: "¿Estás seguro?". Tras afirmarle que las potencias habían acordado el borrador, agregó: "No lo tomen en serio". Luego se retiró.

No quedó claro si Mottaki no había visto el borrador o si lo estaba desestimando.

En declaraciones posteriores aseguró que "no hay chance para una nueva resolución".

Brasil dejó claro que estaba disconforme con que Estados Unidos y sus aliados parecieran ignorar el acuerdo descripto como un gran avance en la larga disputa nuclear entre Irán y Occidente.

"Brasil no está comprometiéndose en ninguna discusión sobre un borrador en este momento porque sentimos que hay una nueva situación", dijo la embajadora Maria Luiza Ribeiro Viotti a periodistas este martes. "Hubo un acuerdo ayer que es muy importante", agregó.