Teherán. Irán inició el sábado una conferencia sobre desarme atómico en Teherán que describió como una respuesta a los "matones" con arsenal nuclear, en referencia a una cumbre sobre el mismo tema organizada por Estados Unidos que excluyó a la república islámica.

Irán dijo que 60 países fueron representados en el encuentro, incluidos "siete u ocho" ministros de Relaciones Exteriores y viceministros de los Relaciones Exteriores de China y Rusia, dos grandes potencias a las que Occidente presiona para que acepten nuevas sanciones contra Teherán por su programa nuclear.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, habló a los líderes de ambos países en la cumbre realizada en Washington el lunes y martes.

El programa nuclear de la república islámica no estuvo en la agenda oficial, pero dominó los diálogos realizados en el marco del encuentro.

Con la perspectiva de nuevas sanciones cada vez más probables, el presidente Mahmoud Ahmadinejad utilizó su discurso a una conferencia para responder a los "matones" que están intentando evitar que Irán obtenga tecnología nuclear, que según dice sólo tiene fines pacíficos.

"Desafortunadamente, el gobierno estadounidense ha utilizado armas atómicas y también ha amenazado oficialmente con usar armas atómicas", expresó Ahmadinejad a delegados reunidos en un centro de conferencias de la transmisora estatal IRIB.

"Cuando aquellos que poseen armas nucleares y usan esas armas tienen el desigual derecho a veto en el mayor organismo responsable por la seguridad internacional, ¿esto no significa alentar a otros a proliferar armas nucleares para proveer su propia seguridad nacional?", preguntó.

Los ministros de Relaciones Exteriores de Irak, Libia y Siria respaldaron el trabajo nuclear de la república islámica, pidiendo que Israel sea despojado de su arsenal atómico.

Se cree que Israel es el único país de Oriente Medio que cuenta con armamento atómico.