Se acercaba el año 2000 y el gobierno portugués nombra a un comité interdisciplinario, integrado por profesionales de la salud, asistentes sociales y profesionales del derecho, para impulsar una nueva estrategia nacional que enfrentara el uso de drogas. El médico portugués João Augusto Castel-Branco Goulão fue uno de los miembros de esa comisión. Después de visitar varios países, entre ellos Alemania, el Reino Unido y Suiza, Castel-Branco formuló la Estrategia Nacional de Lucha contra las Drogas, en 1999, que se convirtió en ley al siguiente año. Esta es la conversación que AméricaEconomía sostuvo con el Coordinador Nacional de Drogas de Portugal.

"Construimos nuestras propuestas basadas en los principios del Humanismo, el pragmatismo, la apertura a nuevas experiencias y la articulación coherente de diversas políticas y acciones, centradas en la salud individual y pública, no en el castigo"

-¿Cómo fue la evolución de la historia del consumo de drogas en Portugal?

-En Portugal, los problemas con el consumo de sustancias ilícitas comenzaron más tarde en relación con otros países de Europa, esto debido a que hasta 1974 fuimos una dictadura. Vivíamos en una cúpula, una burbuja cerrada donde todo estaba controlado, a lo que se sumaba que había censura de todo tipo. A diferencia de otros países del globo, Portugal tampoco se vio influenciado por importantes fenómenos sociales como el movimiento hippie de los años 60 o el Mayo Francés de 1968 . Nuestro pequeño país ni siquiera era un destino turístico en esa época. Lo que sí aconteció es que, durante los años 60 y 70, Angola, Mozambique y Guinea Bissau fueron colonias portuguesas, y durante esos años comenzaron sus guerras de independencia. Lo que tuvo como consecuencia inmediata que alrededor de 1 millón de jóvenes portugueses fueran enviados a las guerras en África, donde, más o menos, similar a lo que sucedió en Vietnam y el ejército estadounidense, el uso de drogas fue tolerado o incluso alentado por las Fuerzas Armadas de nuestro país.

-¿Dónde se da el hito de cambio?

-En la llamada "Revolución de los Claveles" (1974) que, finalmente, puso fin no solo al régimen de Salazar (principal figura del llamado "Estado Novo", que abarcó el periodo 1926-1974), sino también a los conflictos coloniales. Esto produjo que los muchachos de la guerra volvieran a casa, pero estos soldados volvieron y trajeron una cultura de uso de drogas, especialmente la de la marihuana. Después del proceso de democratización, Portugal entró en el mapa mundial nuevamente. Después de eso vino la liberalización cultural y el consumo de sustancias psicoactivas se desarrolló a una escala muy rápida en la segunda mitad de los años 70 y en los 80. En poco tiempo, las redes de tráfico introdujeron otras sustancias, como la cocaína, la heroína y el LSD.

-¿El país no estaba preparado para ese escenario?

-El país, claramente, no estaba preparado. El uso de diferentes tipos de drogas se propagó rápidamente a través de todas las clases sociales, sin distinción. Todo fue facilitado en gran medida por la ignorancia con respecto a su uso. Pero, aunque el consumo estuvo por debajo del promedio regional, el consumo de drogas duras fue muy alto en el país.

-¿Que provocó ese abuso en la sociedad portuguesa?

-Provocó que, en casi todas las familias, había alguien con un grave problema de dependencia, miles de jóvenes arrestados; muchos murieron por sobredosis en las calles u hospitales. Y cuando surgió el VIH en la década de 1980, la situación se complicó aún más.

-¿Cuál era el tipo de droga que más complicaba al país?

-La heroína se había convertido en el principal problema en Portugal, a finales de los 80 y 90. En 1993, comenzamos el primer programa de intercambio de jeringas para tratar de contener o detener las infecciones por VIH y otros virus. Al mismo tiempo, se creó en Portugal el Centro Europeo de Vigilancia de Drogas y Adicciones. En 1997, comenzamos a construir redes de apoyo y tratamiento, con al menos un centro en cada distrito. Simultáneamente, estábamos invirtiendo en intimidar campañas antidrogas, como el mensaje "Matar a las drogas" que sentíamos que no funcionaba. Incluso entre los médicos no hubo consenso sobre qué hacer, pero sentimos que era necesario aclarar el camino a seguir con una política nacional que fuera diferente a lo que se estaba haciendo hasta ese momento.

 

NO AL CASTIGO

-¿Cómo se concreta el cambio?

-En 1999, presentamos la nueva Estrategia Nacional de Drogas, que se convirtió en ley al año siguiente. El cambio central fue en el artículo sobre posesión de drogas. La trata de drogas sigue siendo un delito, pero la posesión de una cantidad considerada para autoconsumo (hasta diez días de uso; la cantidad exacta depende del tipo de droga) se ha convertido en un delito civil, similar a no usar el cinturón de seguridad o una multa por estacionar en lugar indebido. El usuario puede recibir una multa o ser requerido para hacer un trabajo comunitario, pero no irá al sistema criminal. 

-¿Eso es todo?

-No, la persona debe presentarse a una Comisión de Disuasión contra la Drogadicción, formada por médicos, psicólogos y trabajadores sociales que analizan el estado de su salud física y mental, y las circunstancias que rodean el uso de drogas. ¿Está la persona sin trabajo? ¿Tiene problemas familiares o enfrenta problemas personales como la identidad de género? Todos esos elementos pueden contribuir a que una persona desarrolle un hábito de consumo considerado problemático o adictivo. La disuasión es una herramienta de prevención clave y lo más importante es detener el abuso antes de que se convierta en una adicción grave. Si este es el caso, la persona está invitada a recibir tratamiento de acuerdo a su diagnóstico. Alrededor del 80% de los que se consideran dependientes aceptan tratamiento.

-¿Que drogas se pueden tener de forma legal en Portugal?

-Un gramo de heroína, dos gramos de cocaína, 25 gramos de hojas de marihuana o cinco gramos de hachís. Estas son las cantidades de drogas que uno puede comprar y poseer legalmente en Portugal, llevándolas por las calles de Lisboa en un bolsillo del pantalón, digamos, sin miedo a la repercusión. Eso es, aproximadamente, lo suficiente de cada uno de estos medicamentos para durar diez días. Estas son las cantidades que figuran en una tabla adjunta a la Ley 30/2000 de Portugal.

-¿Cuál es el espíritu central de la política de uso de Drogas en Portugal?

-Construimos nuestras propuestas basadas en los principios del Humanismo, el pragmatismo, la apertura a nuevas experiencias y la articulación coherente de diversas políticas y acciones, centradas en la salud individual y pública, no en el castigo.

-La política que creó, ¿cómo fue recibida por los diferentes sectores políticos? 

-Al principio, hubo mucha resistencia y los sectores conservadores intentaron revertir el proceso, pero a medida que los resultados comenzaron a aparecer, la nueva estrategia se convirtió en un consenso en Portugal. Prueba de ello es que ya he pasado por ocho gobiernos, desde la izquierda, desde el centro y desde la derecha, y nadie me ha despedido.

 

ROMPER EL ESTIGMA

-¿Cuál ha sido la clave para el éxito de esta política de drogas?

-La política de drogas de Portugal solo ha tenido éxito porque el país ha creado, y cuenta hoy, con una amplia red de servicios de salud y asistencia social para tratar principalmente el uso de drogas, con personal en las calles bien entrenado, centros de servicio en todos los distritos, una coordinación nacional y un conjunto completo de instrumentos a nuestra disposición para el tratamiento adecuado de las personas.

-¿Qué trajo la despenalización a la sociedad portuguesa?

-La despenalización en Portugal tuvo el efecto muy positivo de romper el estigma de las drogas. Los dependientes son vistos y tratados como personas enfermas, con la misma dignidad que los que sufren otras patologías. Estas son pequeñas cosas que hacen la diferencia. Hablar de eso ya no es un tabú en las familias, en las escuelas, incluso en los negocio, empresas o lugares de trabajo. Antes, las personas temían ser despedidas, pero hoy reconocen que tienen un problema y buscan tratamiento. En Portugal, combatimos la enfermedad y no condenamos a la persona que la tiene. 

-¿Cómo vieron esa medida en el mundo corporativo, por ejemplo?

-En Portugal, las empresas reciben estímulo fiscal si emplean a dependientes de drogas bajo tratamiento. Pero todos estos avances solo se han hecho realidad porque hay una conexión clara entre todas las políticas y acciones, eso es fundamental. Estas políticas y su aplicación deben basarse en la salud del individuo y la sociedad, en lugar de simplemente el castigo.

 -¿A nivel estatal cómo se desarrolla esta nueva visión?

-Tenemos un consejo interministerial, con representantes de los Ministerios de Salud, Justicia, Economía y Agricultura, entre otros, para trabajar a fondo y con precisión. El uso de drogas sigue existiendo en Portugal, pero ha habido una disminución significativa en las sobredosis, los problemas de drogas y las muertes por drogas. Hoy existe mayor conocimiento y control sobre el tema.

-¿Qué podría recomendar para construir un nuevo tratamiento del uso de las drogas en América Latina?

-Portugal es un país pequeño, con poco más de diez millones de habitantes, y no me atrevo a hacer recomendaciones a Latinoamérica, que tiene millones de habitantes y una realidad sociocultural, económica e histórica totalmente diferente a la portuguesa. Lo que sí creo es que cada país debe y tiene el derecho a experimentar con nuevas políticas para lidiar con el problema de las drogas y evaluar rigurosamente sus desarrollos en sus sociedades y cómo mejorar sus diferentes situaciones.