El presidente de Uruguay, José Mujica, brindó detalles sobre el plan de vivienda que proyecta realizar su administración. El mandatario explicó que el mismo se realizará en base a la “solidaridad”, y agregó que el programa “tratará de no costarle al Estado ni a su presupuesto”.

Mujica explicó que el plan no se va a realizar “con recursos presupuestales”, sino con el apoyo de la ciudadanía.

El presidente anunció que abrirán dos cuentas bancarias, una de ellas en el Banco República (en pesos y dólares) para que la población realice su aporte. También indicó que se publicará en la página de la Presidencia un libro de gastos que los ciudadanos podrán consultar para que exista una “mayor transparencia”.

“Vamos a demostrar en estos cinco años que algo podemos hacer como sociedad conduciendo la solidaridad lo mas inteligentemente posible con verdadera metodología de carácter empresaria y no como un pasatiempo”, dijo en su espacio Habla el Presidente de la emisora M24.

En cuanto al rol que las Fuerzas Armadas (FF.AA) cumplirán en este plan, Mujica explicó que “no construirán casas”, sino que estarán avocados a las tareas de vigilancia de los materiales.

“No se le puede encargar la fabricación (de casas) a las Fuerzas Armadas. Lo que tenemos que pedir eventualmente, a ellas que tienen soldados con viviendas paupérrimas que son natural procuración de este plan, que se encargue de cuidar los materiales. Eso no es hacer casas”, dijo.

En cuanto a la participación de organizaciones sociales en este plan, Mujica explicó que serán de mucha ayuda “la gente que se encarga de promover y ayudar a los más débiles”, y explicó que el gobierno no “pretende sustituirlos”.

El mandatario precisó que el plan se llevará adelante “valiéndose de recursos poco aprovechados”. También explicó que no se trasladará a la gente, salvo en las zonas inundables.

“Vamos a levantar paredes de material exteriores, a usar el terreno lo mejor posible, usando la madera en interiores. No se trata de construir maquetas”, dijo el presidente. En cuanto a los beneficiarios, Mujica explicó que “las mujeres con hijos, los viejos abandonados y las familias con ingresos lamentables” serán los principales beneficiarios de este programa.

El objetivo del gobierno no culminará con otorgar una solución habitacional o mejorar la existente, sino que se realizará un seguimiento de los beneficiarios: “De poco valdría mejorar la vivienda si después no le damos seguimiento al acontecer humano. Esto implica asegurar la militancia social. De alguna manera los estados pueden raspar recursos, apelar a diversos caminos, pero lo que no se puede dar es amor. Y en este caso el amor a la humanidad solo lo puede dar la gente”, dijo.

Para el presidente la vivienda encierra “un problema social que no se puede arreglar con el proyecto llave en mano y me voy”, sino que implica un cambio más profundo. “Es como dice la murga, si no cambias vos, no cambia nada. Por lo tanto, lo sustantivo no es ayudar, sino lograr que la gente se despierte para ayudarse entre ellos”, dijo.