Los jueces peruanos aplicarán penas más severas a las personas que incurran en hechos delictivos, tras la entrada en vigor esta semana de la nueva Ley de Seguridad Ciudadana, anunció este sábado el presidente del Poder Judicial (PJ), Enrique Mendoza.

La nueva norma legal otorga poder a los jueces para aplicar sentencias ejemplares a los delincuentes que cometan robo agravado y a los reincidentes, como parte de una serie de medidas para hacer frente a la ola delictiva que azota al país, indicó Mendoza.

La nueva ley "determina penas severas por el delito de robo agravado, oscilando de 20 a 30 años cuando se cause lesiones a la víctima y cadena perpetua cuando se produzca su muerte", subrayó.

Entre otras disposiciones, la nueva Ley de Seguridad Ciudadana también aumenta las penas para los delitos callejeros, restringe los beneficios penitenciarios y la atenuación de la pena para los criminales reincidentes.

La nueva legislación modifica además algunos artículos del Código Penal, el Código Procesal Penal, Código de Ejecución Penal, el Código de los Niños y Adolescentes, este último se ha convertido en una "protección" legal para los delincuentes menores de edad.

Entre otros aspectos, la modernización legal del castigo al crimen establece sanciones drásticas a sicarios y otros delincuentes que antes se amparaban por ser menores de edad para tener beneficios carcelarios y salir en libertad.

Perú sufre una ola de criminalidad crónica que se refleja en las cifras del Ministerio Público, cuyos resultados dan cuenta de la ocurrencia de 1.000 delitos cada 24 horas, la mayoría contra el patrimonio, la vida y la salud de las personas.