Buenos Aires. La justicia argentina dio este viernes un duro golpe al plan del gobierno de usar las reservas del Banco Central para pagar deuda externa, al prohibir la operación y ordenar la restitución del presidente de la entidad que fue despedido por no transferir los fondos.

La decisión judicial agudizó la crisis de poderes que estalló el jueves cuando la presidenta Cristina Fernández despidió por decreto al jefe del Banco Central, Martín Redrado, por demorar el envío al Poder Ejecutivo de unos US$6.500 millones para enfrentar vencimientos de deuda.

"Vuelvo a trabajar al banco, se hizo justicia", dijo Redrado, un economista respetado en los mercados, al volver a su oficina de la entidad rectora rodeado por una maraña de cámaras y micrófonos de periodistas.

De acuerdo a la legislación local, Redrado, cuyo mandato vence en septiembre, sólo puede ser removido con acuerdo del Congreso.

La decisión judicial se sumó a un fallo emitido también este viernes que bloqueó el intento del Gobierno por usar las reservas como garantía de pago a los inversores, en el tercer día de una alta tensión política que disparó el riesgo país mientras los bonos, las acciones y el peso bajaban.

El gobierno necesita asegurar su capacidad de pago de cara a un canje de deuda incumplida por US$20.000 millones que lanzará a fines de este mes, en su búsqueda por volver a los mercados de crédito tras ocho años de aislamiento que siguieron a la cesación de pagos del 2002.

Tras pedirle infructuosamente su renuncia el miércoles, Fernández echó a Redrado por supuesto mal desempeño de sus funciones. El presidente del Banco Central se ha negado a transferir los fondos hasta que el Congreso se expida sobre la legalidad de la medida.

Su salida intempestiva había impulsado a muchos grupos de la oposición a presentar recursos judiciales para evitar el traspaso de las reservas y defender a Redrado, argumentando que una decisión así debe ser avalada por el Congreso y que la orden avasallaba la independencia del Banco Central.

Redrado mismo había presentado en horas de la mañana un recurso judicial para ser reinstalado en la jefatura de la entidad.

El gobierno puede apelar los fallos judiciales.

Alta tensión. Medios locales informaron que, antes de que Redrado fuera restituido por la justicia, el presidente interino del Banco Central, Miguel Pesce, hasta ahora vicepresidente de la entidad, ya había ordenado abrir una cuenta especial, como paso inicial para liberar el uso de las reservas internacionales.

Más temprano, la presidenta había justificado su decisión de aplicar reservas al pago de deudas durante un acto en las afueras de Buenos Aires.

"Es mucho mejor utilizar reservas que pedir prestado a tasas del 15 o del 14 (por ciento), cuando por las reservas apenas nos pagan el 0,5 o el 1 (por ciento...) Es de sentido común", dijo Fernández.

El enfrentamiento entre la Casa Rosada y Redrado profundizó la crisis política que se viene gestando en el país los últimos meses, en los que la oposición comenzó a mostrar abiertamente su rechazo al estilo combativo de Gobierno de la presidenta.

En un nuevo desafío al oficialismo, el vicepresidente Julio Cobos -ya convertido en el principal enemigo político del gobierno que lo llevó al poder- convocó a una reunión a los jefes de los bloques de legisladores en momentos en que el Congreso está en receso, para intentar hallar una salida negociada al conflicto.

Mayor tensión, mayor riesgo. La incertidumbre política que genera la disputa por el uso de reservas provocó el viernes una escalada en el riesgo país, que llegó a superar los 700 puntos básicos, su nivel más alto desde el 17 de diciembre pasado, según el indicador que elabora el banco JP Morgan.

Los títulos públicos argentinos también eran afectados por la disputa y retrocedían 1,6% ante las preocupaciones de los inversionistas, mientras que las acciones perdían el 1,5%.

Operadores explicaron que los inversionistas consideran que la implementación del fondo reduce el riesgo de que el gobierno no pague sus obligaciones financieras.

El peso argentino, en tanto, bajaba más de 0,1%, de acuerdo a los operadores.