Convocada por el presidente de la instancia, Peter Tomka, representantes de Chile y Bolivia se reunieron este miércoles en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya para fijar plazos en el proceso por el reclamo interpuesto por La Paz ante el tribunal.

Tras la cita protocolar, el agente Felipe Bulnes insistió en la "convicción" de Chile de que no hay "temas pendientes" con La Paz. Además evitó comentar las declaraciones del mandatario boliviano Evo Morales contra el presidente Sebastián Piñera, que valieron una nota de protesta desde Santiago. "No me corresponde", indicó, diplomático, el también embajador de Chile en Estados Unidos.

La delegación chilena también está compuesta por el director jurídico del ministerio de Relaciones Exteriores, Hernán Salinas; el embajador en Holanda, Juan Antonio Martabit, y la abogada María Teresa Infante.

Por parte de Bolivia estuvieron el agente ante la CIJ, el ex Presidente Eduardo Rodríguez Veltzé, y también viajaron a La Haya el canciller, David Choquehuanca, y el jefe de la Dirección de Reivindicación Marítima (Diremar), Juan Lanchipa.

Qué reclama Bolivia.  En su demanda, presentada el pasado 24 de abril, Bolivia pidió al máximo órgano judicial de Naciones Unidas que obligue a Chile a negociar una salida al mar con soberanía.
Como base jurídica de la demanda, La Paz invoca el artículo XXXI del Pacto de Bogotá de 1948, a través del cual tanto Chile como Bolivia reconocen la jurisdicción de la CIJ como órgano mediador en conflictos entre Estados. Sin embargo, el argumento de Chile es que no puede negociar eso con Bolivia pues ya hay un tratado vigente, el de 1904, que zanjó el asunto.

* Vea además en Nacion.cl: Familiares de bolivianos muertos en Chile quieren repatriar restos