Cada vez, Venezuela invierte más dinero en seguridad. Los montos presupuestarios destinados a la defensa nacional y seguridad externa son cada vez mayores.

Según la exposición de motivos del Presupuesto de 2012, los gastos por concepto de defensa nacional han crecido nominalmente desde 2008 desde Bs 6.400 millones (unos US$1.016 millones) hasta 10.300 millones (alrededor de US$1.635 millones)en 2011. Sin embargo, la proporción del presupuesto que implica ese tipo de gasto se ha mantenido estable entre 3,31% y 3,11% el último año de la cuenta.

Esas compras se dan en un ambiente en el que ocurren más de 14.000 muertes por homicidio en el país, según cifra oficial de 2011 (calculan en 16.000 las muertes violentas durante 2012). Día a día se registran los reportes sobre asesinatos con dramáticos relatos de los familiares de las víctimas a las puertas de las morgues del país.

Asimismo, las encuestas señalan que es la inseguridad personal -por mucho- el primer problema que ocupa a la atención de los venezolanos. Un estudio de abril de la empresa Datin Corp ratifica esa realidad y además revela que 36% cree que es el Gobierno nacional el principal responsable de la inseguridad ciudadana; 21% se lo adjudica a la crisis en los valores morales y 12% a las gobernaciones y alcaldías.

La gente también se plantea expectativas para reducir la violencia y cómo debe enfrentarla el Gobierno. Todas pasan por la inversión presupuestaria. Destacan tres puntos importantes: 18% de los venezolanos plantea afrontar la corrupción policial, 12% sugiere incorporar más policías y 11% quiere una mejor inteligencia policial.

El año pasado, la Ley de Presupuesto incluyó Bs 8.600 millones (unos US$1.365 millones) de endeudamiento público para atender "gastos para equipos de armamento de orden público, seguridad y defensa". Fue el gasto militar más importante del presupuesto de ese año.

También hubo inversión destacada en materia policial. Uno de los proyectos fundamentales que tiene el Gobierno para afrontar la inseguridad ciudadana es el impulso y crecimiento de la Policía Nacional Bolivariana. En el Presupuesto se incluyó una partida por Bs 1.284 millones (US$203,9 millones) para "el fortalecimiento del Cuerpo de Policía Nacional Bolivariana".

El que cuenta el gasto. El Instituto Internacional Estocolmo sobre Investigaciones de la Paz estudia el gasto militar en todos los países, reporta que en 2012 Venezuela gastó US$3.316 millones, equiparándose con lo invertido por ese concepto en 2009.

Fueron 742 millones más que en 2010 y 931 millones más que en 2011 según los datos de esa base de datos anual llamada Sipri.

Sin embargo, la cifra de 2012 es menos gasto en armas que sus pares sudamericanos Brasil, Chile, Colombia y Argentina. 

Cabe destacar una comparación con el gasto en armas por parte del gobierno venezolano en 1992. Contrariamente, esa vez Venezuela invirtió más en armas que Chile, Colombia y Argentina, según su base de datos Sipri.

El presidente de la Comisión de Defensa, William Fariñas, comenta sobre el porqué de la inversión: "Somos un país que tenemos una realidad estratégica mundial. Somos la primera reserva de petróleo del mundo, están probados 300 mil millones de barriles de petróleo . Esa situación geopolítica amerita que Venezuela tenga elementos disuasivos ante cualquier potencia extranjera…".

"Hay que observar los casos de Libia o lo que ocurre en Siria, producto de esta circunstancia de productos energéticos es una muestra de ello, la correlación en la atención de estos problemas en el mundo está cambiando…", agregó.

Su colega, Eduardo Gómez Sigala (MUD-Lara), de la Comisión de Política Interior, evalúa la inversión: "hay desproporción entre lo que se ha dirigido a las fuerzas militares con respecto a lo que se le otorga a las policías.

Afortunadamente, no estamos en guerra con ningún país, lo que tememos es una 'guerra' con el delito en las calles y por eso necesitamos unas policías mucho mejor equipadas".

Por otra parte, este diputado independiente señala que compras como la de los 100.000 Kalashnikov a Rusia deberían pasar por el control de la Asamblea Nacional.

La presidenta de la ONG Control Ciudadano, Rocío San Miguel, dice: "Tenemos unos gastos que pudiesen ser justificados, pero no se compadecen con los escasos resultados en seguridad y defensa".

En el aparte de cifras inferior, se incluyen datos Cepal sobre gasto en seguridad interior de tres países centroamericanos con problemas de delincuencia. Para 2006, invirtieron más en eso que en armas militares (Hugo Pino, 2011).

Militares y civiles contra el delito. A comienzos de mayo, entró en vigencia el operativo Patria Segura, mediante el cual miles de militares salieron a las calles para cooperar en la lucha contra el hampa en diversas regiones del país. Allí se mezclan para un mismo fin el gasto civil con el gasto militar.

Sobre cuánto es el costo de ese esfuerzo militar en pro de la seguridad personal, el viceministro del Sistema Integrado de Policía, Marcos Rojas Figueroa, señaló que hay un apoyo del Estado sobre todo en el desgaste de vehículos, gasolina y alimentación.

"Los militares tienen su logística y la están empleando. Mientras ellos están en sus cuarteles ellos usan la misma logística para estar en la calle; los costos no son tan altos", aseveró el viceministro.

"Hay un costo que pudiese exceder lo que ellos tienen y allí sale el ministerio de Interiores a apoyarlos", indicó.