Washington. Un grupo pequeño de legisladores planea presentar un proyecto de ley para el retiro de Estados Unidos en el Tratado de Libre Comercio para América del Norte (Tlcan), en la última señal del desencanto del Congreso con los pactos de libre comercio.

La legislación que promueve el representante Gene Taylor, un demócrata por Mississippi, requeriría al presidente Barack Obama dar a México y Canadá seis meses de aviso de que Estados Unidos dejará de ser parte del tratado comercial de 16 años.

"En un momento en que 10 a 12% de los estadounidenses están desempleados, creo que el Congreso tiene la obligación de hacer que la gente recupere sus empleos", dijo Taylor.

El legislador sostiene que el Tlcan ha costado a Estados Unidos millones de empleos manufactureros y afectado la seguridad nacional al estimular a las compañías a mudar la producción a México.

La alta tasa de desempleo convierte esto en el momento "perfecto" para presionar por una salida, pese a que nuestros esfuerzos anteriores han fracasado", dijo.

"Se verá al pueblo estadounidense apoyando esto, en mi humilde opinión", dijo el representante Walter Jones, un republicano que es uno de los 28 coauspiciadores del proyecto.

Grupos empresariales como la Asociación Nacional de Manufactureros y la Cámara de Comercio de Estados Unidos respaldan fuertemente el Tlcan, que afirman ha impulsado el crecimiento económico estadounidense al derribar barreras comerciales entre los tres países,

La propuesta se conoce en momentos en que Obama dice que quiere resolver los problemas que bloquean en el Congreso la aprobación de demorados tratados comerciales con Colombia, Panamá y Corea del Sur.

La oposición más fuerte a esos pactos comerciales proviene de los demócratas, el partido de Obama.

Estados Unidos también lanzará a fines de este mes conversaciones con Chile, Perú, Australia, Nueva Zelanda, Singapur, Vietnam y Brunei para un tratado regional de libre comercio en Asia-Pacífico.

Taylor culpa al Tlcan por la pérdida de empleos manufactureros en Estados Unidos, lo que considera como una amenaza a la seguridad nacional, dijo un portavoz del congresista.

Obama criticó al Tlcan durante la campaña presidencial del 2008 pero no ha retomado sus amenazas de retirarse del tratado si Canadá y México no aceptan reformular las cláusulas laborales y del medio ambiente del pacto.

Muchos demócratas presionan para que se cumplan esos objetivos y otros cambios en las negociaciones comerciales existentes antes de considerar nuevos pactos como los de Colombia, Panamá y Corea del Sur.

Mientras tanto, se espera que la Cámara de Representantes vote a fines de este año sobre si Estados Unidos debería permanecer como miembro de la Organización Mundial de Comercio (OMC).

Las leyes estadounidenses permiten a los miembros de la Cámara de Representantes y del Senado solicitar una votación sobre ese tema cada cinco años.

En 2005, 86 de los 435 miembros de la Cámara votaron para el retiro estadounidense del organismo mundial de comercio.