Taipei. Taiwán necesita urgentemente un acuerdo de comercio con China para salvar a su economía de 390.000 millones de dólares del estatus de paria, dijo el domingo el presidente Ma Ying-jeou en un histórico debate, mientras la oposición lo acusa de ignorar temores públicos.

Se espera que el debate, un nuevo paso en la democracia en Taiwán, divida a la opinión pública sobre un acuerdo de marco de trabajo de cooperación económica (ECFA, por su sigla en inglés), listo para ser firmado con China en junio.

"Si no firmamos este acuerdo, ¿qué más podemos hacer? El resto de Asia está formando alianzas", dijo Ma, al lado de Tsai Ing-wen, presidenta del partido de oposición Progresivo Demócrata. "Mientras el resto de Asia construye alianzas, nosotros y Corea del Norte seremos eliminados", señaló.

Los mercados recibirían al acuerdo para reducir tarifas como un lazo más firme entre Taiwán, que depende de sus exportaciones, y la potencia económica China, impulsando 109.000 millones de dólares al año en comercio bilateral tras las recientes negociaciones luego de seis décadas de hostilidades.

La oposición dice que el acuerdo inundaría a Taiwán con productos chinos más baratos y que podría elevar los precios de las propiedades. El partido de Gobierno de Ma busca aprobación pública para el pacto antes de las elecciones locales del 27 de noviembre, consideradas como un anticipo de la carrera presidencial del 2012.

Los índices de aprobación de Ma han disminuido desde mediados del 2009 por rencillas nacionales, mientras que el partido de Tsai ha ganado asientos en las elecciones legislativas. Los opositores a Ma están organizando un referendo sobre el ECFA, que podría además quedar estancado en el Parlamento de la isla.

Tsai dijo que el acuerdo comercial, con el cual Pekín espera mostrar buena voluntad hacia Taiwán mientras busca la reunificación con la isla, podría encender una alarma. También acusó a Ma de ser demasiado optimista y desestimar lo que describió como temores públicos.

Por su lado Ma, que ha negociado acuerdos comerciales con China desde que llegó a la presidencia el 2008, acusó a la oposición de no tener una alternativa de salvación para la economía frente al ECFA.