Buenos Aires. El gobierno británico negó este jueves que haya enviado buques de guerra para reforzar militarmente las Islas Malvinas, aunque aseguró que cuenta con “todas las preparaciones” para garantizar la seguridad de los residentes del archipiélago.

En medio de un aumento de las tensiones entre Argentina y el Reino Unido por la soberanía de las islas, el primer ministro británico,  Gordon Brown, debió salir a negar una versión del periódico The Sun, que el destructor HMS York había sido enviado hacia las Malvinas.

Brown descartó que en sus planes esté aumentar la presencia militar en la zona y aseguró que los habitantes del archipiélago están protegidos.

"Nosotros hemos hecho todas las preparaciones que son necesarias para asegurar que los isleños de las Falkland estén bien protegidos", afirmó, consigna La Nación de Buenos Aires.

Brown también ratificó el derecho de su país a extraer petróleo de los territorios bajo disputa de soberanía.

Este mes, Argentina protestó ante Gran Bretaña por los planes de la empresa Desire Petroleum para iniciar la perforación para explorar costas afuera cerca de las remotas Malvinas, que en inglés son llamadas "Falklands". Las naciones libraron una guerra por las islas en 1982.

La tensión aumentó este martes, cuando Argentina anunció que los buques que atraviesen sus aguas rumbo a las Malvinas, cuya soberanía reclama, deberán requerir un permiso de las autoridades locales, en un endurecimiento de los controles sobre el archipiélago.

Fuerza disuasiva. La versión de The Sun también fue desmentida por fuentes del Ministerio de Defensa británico, citadas por la cadena estatal BBC.

Según recordaron, Gran Bretaña ya tiene una presencia naval permanente en la zona, que incluye cuatro naves, además de militares en tierra.

"Mantenemos una fuerza de disuasión en las islas. La fuerza de disuasión incluye una amplia gama de infraestructura militar terrestre, marítima y aérea que de forma colectiva mantiene nuestra postura de defensa", indicó un portavoz.

En paralelo, el gobierno argentino anunció que la próxima semana solicitará al secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, el cumplimiento de las resoluciones del organismo, que instan al Reino Unido a negociar la soberanía de las islas.