Rio de Janeiro. El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, dijo el lunes que la educación avanzó a un nuevo nivel durante su Gobierno y declaró que, en términos generales, el país vive un momento privilegiado.

Lula participó en la ceremonia de entrega del premio AL educador del año del 2009, que fue concedido al ministro de Educación, Fernando Haddad, por la Academia Brasileña de Educación.

"Brasil vive una situación privilegiada. Nunca en la historia este pueblo estuvo con la autoestima tan alta. Nunca vi al pueblo brasileño creer tanto en él como ahora. No tenemos derecho a fracasar", remarcó.

El mandatario brasileño volvió a criticar a los gobiernos anteriores que, según él, dejaron la educación en segundo plano.

"El problema de Brasil es que presidentes de la República estuvieron mandatos enteros sin construir una universidad pública o una escuela técnica. Brasil estaba atrofiado económicamente y en la educación", afirmó.

"Brasil nunca más volverá a pensar pequeño en la educación como pensó durante décadas. Acabamos con la palabra gasto en educación. Es inversión. Cambió el nivel de la educación en Brasil", agregó.