La Habana. El presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva hará el miércoles su última visita oficial a Cuba para reunirse con Fidel Castro y apuntalar la "relación estratégica" del gigante sudamericano con la isla antes de dejar la presidencia.

Lula, un ex líder sindical amigo de Castro, puso el hombro de la mayor economía de América Latina atrás de Cuba, involucrándose en la búsqueda de petróleo y la modernización de la dilapidada infraestructura de la isla.

"La visita es una manera de decir que las relaciones entre los dos países están en un buen momento. Es una forma de reafirmar la relación", dijo a Reuters un diplomático brasileño.

El interés de Lula ha sido oxígeno para Cuba, asfixiada por una crisis de liquidez a raíz de una caída de sus ingresos por turismo y exportaciones de níquel.

El presidente brasileño alistó a Petrobras en la búsqueda de petróleo en aguas profundas cubanas, abrió líneas de crédito comercial pese a las dificultades de Cuba para pagar a sus proveedores y puso a la constructora Odebrecht a modernizar el puerto de contenedores de Mariel.

Su tercera visita a Cuba en dos años aspira a consolidar esa cooperación aún después de las elecciones de octubre.

"Es un mensaje para su sucesor de que el la relación con Cuba es estratégica e importante y desearía que la cooperación siga y se profundice", añadió la fuente.

Lula aterrizará en La Habana en la noche del martes procedente de la cumbre del Grupo de Río en el balneario mexicano de Playa del Carmen.

Inversiones. Este miércoles viajará 50 kilómetros al este de La Habana para inaugurar las obras de Mariel, un puerto famoso por un éxodo de emigrantes en 1980 que Brasil espera transformar en una moderna terminal de contenedores.

El estatal Banco Nacional de Desarrollo brasileño entregó hasta ahora US$300 millones para que la constructora brasileña Odebrecht rehaga carreteras, vías ferroviarias, muelles y depósitos de carga del puerto.

Lula dijo esta semana que Brasil quiere invertir también en hoteles y carreteras en Cuba, con el que su país tuvo en el 2009 un intercambio comercial de US$330 millones.

Durante la visita serían creadas empresas mixtas para fabricar vidrios, muebles y productos de biotecnología.

No están previstos nuevos acuerdos sobre petróleo, donde Petrobras adquirió en 2008 los derechos de exploración de un bloque en aguas profundas cubanas del Golfo de México.

El gigante brasileño hizo los estudios sísmicos, pero todavía no se decidió a explorar. Lula dijo esta semana en su programa de radio que Petrobras podría hacer una prueba de prospección este año.

Lula se reunirá el miércoles con este presidente Raúl Castro para revisar las relaciones comerciales y discutir la ayuda a Haití tras el terremoto que devastó a ese país.

Lea además: 

Presidente de Brasil se reunirá con Fidel Castro (19-02-2010)