Buenos Aires. El jefe del gobierno de Buenos Aires, el derechista Mauricio Macri, se anticipó a la presidenta argentina, Cristina Fernández, al felicitar al nuevo presidente chileno, el empresario de derecha Sebastián Piñera.

"Para mí es una gran alegría que Sebastián (Piñera) haya ganado las elecciones. Va a encontrar un país ordenado y él va a poder aportarle modernidad", dijo Macri, quien en los últimos años ha tejido estrechos vínculos con la derecha chilena.

En declaraciones al diario argentino Clarín, afirmó que "Chile ya es un ejemplo para el país y para la región y estoy seguro que con Sebastián va a seguir por ese rumbo”.

"Chile tiene por delante el gran desafío de la alternancia en el poder y de continuar adelante con aquellas políticas públicas que resultaron exitosas en todos estos años",  agregó, según consigna La Nación.

Según el medio, la cercanía de ambos se refleja en que Piñera imitó a Macri en su estrategia de acercarse a la población a través del mundo.  Mientras el argentino es presidente de Boca Juniors, el presidente electo de Chile invirtió en Colo Colo, el equipo más popular del país.

En Chile también se destaca la cercana relación de Piñera con el diputado argentino Francisco de Narváez, ex socio electoral de Macri.

Silencio en Casa Rosada. La felicidad de Macri y De Narváez contrastó con el silencio del gobierno de Fernández, que hasta la noche del domingo no había emitido ningún pronunciamiento oficial.

El silencio también contrasta a lo ocurrido "en otras elecciones en países latinoamericanos donde resultaron elegidos presidentes que contaban con la simpatía explícita de la Casa Rosada", señala Clarín.

La prensa argentina recuerda que hace cuatro años, cuando la socialista Michelle Bachelet derrotó al propio Piñera, el entonces presidente  Néstor Kirchner felicitó el mismo día de la elección a la actual mandataria chilena.