Caracas. El presentador mexicano Jorge Ramos de la cadena estadounidense de televisión en español Univision fue deportado de Venezuela este martes junto a su equipo de colaboradores, tras ser detenido temporalmente por el gobierno después de una polémica entrevista al presidente Nicolás Maduro.

El periodista fue detenido dentro del Palacio de Miraflores, donde acudió este lunes por la tarde para entrevistar al mandatario. Ramos dijo a la cadena que tras un par de horas fue liberado pero sus equipos fueron decomisados y exige el regreso del material grabado.

"Jamás imaginé que iban a robar nuestro trabajo, nuestros equipos. No quieren que el mundo sepa lo que pasa cuando su líder es cuestionado", dijo Ramos a la cadena de televisión.

"Estuvimos detenidos por más de dos horas, no sabía dónde estaba mi equipo... y cuando te encierran en un cuarto... sí estaba preocupado", agregó el periodista.

Junto con siete de sus colaboradores, Ramos partió temprano de un hotel del este de Caracas escoltado por agentes del servicio de inteligencia rumbo al aeropuerto internacional Simón Bolívar, al que llegó poco después, para partir en torno al mediodía, según testigos Reuters.

"No nos dieron razón", sobre las causas de la deportación, dijo Ramos a periodistas al llegar a la terminal, que sirve a Caracas. "Solo nos dijeron ayer en la noche que habíamos sido expulsados del país", agregó.

Tras la detención y posterior deportación del equipo de Univisión, organizaciones en defensa de la libertad de expresión a nivel mundial, condenaron a través de un comunicado "la intimidación y censura de Nicolás Maduro".

El incidente ocurre en momentos en que Maduro está bajo fuerte presión internacional luego de que el Congreso lo declarara usurpador del cargo en enero por ser reelegido en cuestionados comicios.

Ramos dijo en una entrevista con el canal mexicano Televisa que el gobernante se molestó por mostrarle fuertes imágenes de lo que ocurre en el país.

De acuerdo con el relato del presentador, Maduro se levantó de la entrevista después de mostrarle imágenes de gente comiendo de la basura y de varias preguntas como si se consideraba presidente o dictador, sobre las acusaciones de ser un usurpador en el cargo y si creía que era responsable de muertes.

"Dentro de la burbuja del Palacio de Miraflores es todopoderoso (...) y vive en esa burbuja en la que cree que sólo ellos tienen la verdad y el poder, pero apenas sale de Miraflores ya hay clara señal de que el apoyo popular que tenía Hugo Chávez se ha resquebrajado", afirmó.

Además, la cadena Telemundo dijo este martes en un comunicado que su corresponsal en Caracas, el venezolano Daniel Garrido, estuvo "secuestrado" por seis horas tras ser interceptado temprano por desconocidos frente al hotel donde estaba Ramos.

"Un grupo de individuos armados y sin identificar lo forzó a subirse a un vehículo y le cubrió la cabeza con una capucha. Tras interrogarlo por seis horas y quitarle sus equipos de trabajo, los secuestradores lo liberaron sin explicación alguna y sin devolverle sus equipos", dijo Telemundo.

El Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa de Venezuela dijo en un mensaje de Twitter que Garrido fue dejado en la Cota Mil, una autopista que bordea el norte de la ciudad.

Tras comunicarse con su periodista "hemos constatado que se encuentra libre y en buen estado de salud (...) Noticias Telemundo repudia este tipo de acoso que atenta contra la libertad de expresión y los derechos humanos", agregó.

El Ministerio de Comunicación no respondió a un pedido de comentarios hecho por Reuters sobre el caso de Ramos y de Garrido.

Sin embargo, la noche de este lunes el ministro de Comunicación venezolano, Jorge Rodríguez, dijo por Twitter que muchos periodistas pasaron por Miraflores e hicieron su trabajo sin problemas y escribió: "No nos prestamos a shows baratos".

Tabién en un mensaje de Twitter, se pronunció el líder opositor venezolano Juan Guaidó, condenando la detención de Ramos por parte del gobierno. "El desespero del 'usurpador' (Maduro) es cada día más evidente, no pudo responder a sus preguntas".

El secretario general de la OEA, Luis Almagro, dijo que lo ocurrido con el periodista era un nuevo ataque de Maduro a la libertad de expresión y exigió la devolución de equipos y material a Univision. "Déjenlos trabajar", dijo en la red social.

Condena mundial. Tras la detención y posterior deportación del equipo de Univisión, organizaciones en defensa de la libertad de expresión a nivel mundial, condenaron a través de un comunicado "la intimidación y censura de Nicolás Maduro".

"Esta detención constituye una violación grave a la libertad de prensa y afecta el derecho a la libertad de información en el desarrollo de hechos que son de interés global", reza el texto suscrito por al menos 15 organizaciones defensoda de derechos humanos y la liberdad de expresión.

El pronuncia destaca que al menos 19 periodistas han sido detenidos en Venezuela en lo que va de 2019, lo que consideran "un patrón de desprecio a los valores democráticos por parte de Nicolás Maduro".

Ante este esenario, hacen un llamado a la comunidad internacional -a que en el marco de los compromisos que han suscrito ante el derecho internacional- presten especial observancia a las garantías para una prensa libre en Venezuela.

Al mismo tiempo, solicitan a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos decretar medidas de protección cautelar a los periodistas que están cubriendo la crisis venezolana y convocan a "al periodismo de las Américas a sumar esfuerzos solidarios y de unión con el fin de mantener a la comunidad internacional informada sobre lo que sucede en Venezuela".

*Con información de Reuters.