México, Xinhua. La Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) exigió este miércoles la instalación de una mesa de diálogo con el presidente Enrique Peña para discutir su rechazo a las reformas en materia de educación recién aprobadas ya en el Congreso, o de lo contrario anunciaron que intensificarán sus protestas en México.

La CNTE -disidente del oficialista Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE)- hizo el amago en el contexto de una nueva marcha desde la principal plaza del país, el Zócalo, a la Secretaría de Gobernación (Interior), en el centro de la capital.

En un mitin realizado afuera de las oficinas del ministerio, los dirigentes de las secciones de los estados de Oaxaca, Michoacán, Chiapas, Guerrero y el Distrito Federal (capital del país) de la CNTE demandaron "diálogo directo" con el mandatario mexicano.

En caso de que Peña no atienda sus demandas, los maestros amagaron con endurecer las protestas contra las reformas educativas recién aprobadas en el Congreso; con mantener plantón en el Zócalo capitalino y convocar a un paro indefinido de labores.

El dirigente de la sección 9 de la CNTE, Francisco Bravo, anunció que los maestros opositores a las reformas continuarán apoyando y participando en las movilizaciones que desde hace semanas han paralizado las principales avenidas de la capital del país.

El Senado aprobó este miércoles por mayoría la Ley General del Servicio Profesional Docente, que días antes sancionó la Cámara de Diputados, uno de los puntos más polémicos de la reforma educativa pues implica la evaluación periódica de profesores.

El líder de los maestros de Oaxaca, Rubén Núñez, señaló que los profesores de ese estado no regresarán a las aulas, en tanto no sean atendidas sus exigencias.

También cuestionó la decisión de Peña de ausentarse del país, mientras existe una movilización magisterial, en alusión a que el presidente viajó a Rusia para participar el 5 y 6 de septiembre en San Petesburgo en la Cumbre del Grupo de los 20 (G20).

La reforma educativa impulsada por el gobierno de Peña fue aprobada por el Congreso en diciembre pasado y promulgada por el presidente en febrero pasado, con cambios a los artículos 3 y 73 constitucionales, después de lo cual el Legislativo inició la semana pasada la discusión de las leyes secundarias en materia de educación.

El Senado aprobó este miércoles por mayoría la Ley General del Servicio Profesional Docente, que días antes sancionó la Cámara de Diputados, uno de los puntos más polémicos de la reforma educativa pues implica la evaluación periódica de profesores.

La CNTE exige, entre otros puntos, la abrogación de la recién aprobada Ley General del Servicio Profesional Docente, que obliga a los maestros a someterse a evaluaciones periódicas, con el riesgo de perder su plaza en caso de no aprobarlas por carecer de preparación profesional suficiente para desempeñarse al frente de una aula.