México, EFE. La coalición entre el Partido Acción Nacional (PAN) y el de la Revolución Democrática (PRD) en el estado mexicano de Baja California se declaró este lunes victoriosa en las elecciones a gobernador, mientras el Revolucionario Institucional (PRI) pidió esperar al recuento definitivo del próximo 10 de julio.

Según el Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP), que no proporciona cifras definitivas y que presentó algunos problemas en las últimas horas, con el 96,43% de las actas computadas en Baja California la coalición obtuvo el 47,16% y el PRI un 44,14%.

Al parecer, las dificultades detectadas se deben a errores en las sumas de porcentajes que la empresa Proisi habría tenido y que, según la compañía, no llegan a representar ni el 1% de los votos.

En declaraciones a la emisora MVS el presidente del PRD, Jesús Zambrano, proclamó el inequívoco triunfo de su partido y el PAN en ese estado.

"Con el 95% estamos (por encima) poco más del tres por ciento, que son los datos que con actas en las manos tenemos nosotros independientemente del PREP", señaló.

El líder izquierdista lamentó "las mañosadas (trampas)" realizadas por el PRI en Baja California, y que el Consejo Electoral "todo el tiempo estuvo comportándose facciosamente para beneficiar al PRI".

Según Zambrano, serán las actas las que "van a dejar claro quién está mintiendo" y restó importancia, aunque consideró lamentables, los problemas detectados con el PREP.

Por su parte, el candidato a gobernador de esa alianza PRD-PAN y de otras dos fuerzas políticas, Francisco "Kiko" Vega Delamadrid, en declaraciones a Televisa, se mostró convencido de su victoria.

"La contabilidad que llevamos nosotros en el partido al 78% de las actas estamos cuatro puntos arriba. En el PREP, con un poco más del 96% estamos tres puntos arriba. Todo esto coincide con las encuestas de salida", señaló.

El político confió en que dentro de dos días, cuando comienza la cuenta de los resultados de cada distrito, se resuelvan las diferencias y su triunfo sea definitivamente ratificado sin necesidad de llevar el resultado final hasta el Tribunal Electoral, última instancia jurisdiccional en materia de comicios en México.

"Hago votos para que así sea y esperando que hasta ahí lleguemos", dijo Vega.

Su rival del PRI, Fernando Castro Trenti, no aceptó comentar los resultados públicamente, indicó Televisa, que le invitó a hacerlo.

Sin embargo, sí lo hizo ante la misma cadena el presidente del PRI, César Camacho Quiroz, quien se mostró prudente y pidió no proclamar vencedores antes de que lo haga el Instituto Electoral de Baja California el miércoles.

"Como la autoridad misma ha dicho que el PREP no sirve vamos a esperarnos al miércoles", apuntó.

"Nosotros estamos terminando el acopio de las propias actas (...) Nos ponen arriba un punto, nos dejan abajo medio punto, nos vuelven a poner arriba punto y medio. Es previsible un cierre apretado. Esto demuestra la gran dificultad que entrañó la elección de gobernador", agregó Camacho.

El líder del PRI, que contendió a la cita electoral aliado con el Partido Verde (PVEM), el del Trabajo (PT) y de otro grupo local, lamentó que se haya entrado en "la feria de las cifras", pero prometió que su formación, en definitiva, se someterá "a la voluntad de los ciudadanos".

En las elecciones locales celebradas ayer en catorce estados de México y en un distrito de Sonora el plato fuerte fue el estado de Baja California, gobernado desde hace veinticuatro años por el PAN y que el PRI había tratado de recuperar.