Ciudad de México, Excelsior.com.mx. Percibida como fruto del trabajo de inteligencia del gobierno federal, la detención de Miguel Ángel Treviño, líder del cártel de Los Zetas, es observada por muchos como una muestra del cambio en la estrategia de combate al crimen organizado. Mejora la evaluación a la labor del gobierno en este ramo, aunque todavía prevalece el escepticismo sobre el éxito que está logrando para atacar el narcotráfico, según se desprende de la última encuesta telefónica nacional BGC-Excélsior.

La captura de Miguel Ángel Treviño, El Z-40, fue ampliamente conocida: 83% se enteró de este suceso. El arresto del líder máximo del cártel de Los Zetas tiende a ser vista como un signo de cambio en la estrategia para capturar a las principales cabezas del crimen organizado (51%). No obstante, un relevante 39% cree que la política seguida por el actual gobierno es similar a la del gobierno anterior. Quienes ven un cambio expresan principalmente que ahora hay operativos más precisos y con más inteligencia, que hay menos enfrentamientos y que hay menos muertos.

Se piensa que la aprehensión de Treviño fue resultado de las labores de inteligencia de la Marina (60%). Sólo 27% cree que fue producto de la casualidad en un patrullaje de rutina. Contra lo que suele pasar, hay inclinación a pensar que en este caso a El Z-40 sí se le aplicará todo el peso de la ley (49% así lo cree).

Tras la captura de uno de los principales capos del narcotráfico en México, las opiniones se dividen al pronosticar lo que sucederá con la violencia en el país. 41% prevé que aumentará y una proporción casi similar piensa que disminuirá. Dada la experiencia ocurrida con golpes similares en el pasado, más de la mitad de la población (56%) cree que, si bien este arresto es un acierto, beneficiará a otro líder o a otra banda que estaba esperando ocupar el territorio donde operaba el líder máximo de Los Zetas.

Hoy la percepción sobre la magnitud del narcotráfico es menos grave al compararse con lo sucedido en el gobierno de Felipe Calderón. Deja de predominar la imagen de deterioro y ahora hay opiniones divididas. Sólo 32% piensa que hoy ha aumentado el narcotráfico respecto de lo observado en el sexenio anterior. Quienes piensan que sigue igual que con Calderón constituyen 36%, en tanto que 27% sienten que ha disminuido.

La captura de El Z-40 eleva el nivel de respaldo a la manera como el presidente Enrique Peña Nieto está manejando el combate al narcotráfico y el crimen organizado.

Lo mismo sucede con la percepción sobre la violencia. Al finalizar el sexenio pasado tres cuartas partes de la población creían que aumentaba en relación con el gobierno de Fox y ahora sólo un tercio cree que en la administración de Peña se ha extendido más que en la de Calderón. Alrededor de un tercio sostiene que está igual y otra proporción similar estima que ha disminuido en el actual gobierno.

La captura de El Z-40 eleva el nivel de respaldo a la manera como el presidente Enrique Peña Nieto está manejando el combate al narcotráfico y el crimen organizado; 61% está de acuerdo, 16 puntos más que el mes pasado, aunque distante de los altos porcentajes de aprobación logrados por Felipe Calderón en los primeros años de su sexenio.

Con todo, la opinión pública dista de estar convencida de que ya se están logrando avances sustanciales en el combate al narcotráfico. Todavía la mayoría piensa que el gobierno de Peña Nieto está teniendo poco o nada de éxito en esta tarea (67%), percepción que sigue dominando igual que en los últimos años del gobierno de Calderón.