La titular de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) de Chihuahua, Patricia González Rodríguez, anunció que el jefe de los sicarios que asesinaron a 19 personas –en su mayoría jóvenes- mientras celebraban una fiesta, quien era conocido como “El Doce”, murió en un enfrentamiento con policías el lunes por la tarde.

Agregó que las víctimas de la masacre eran “jóvenes inocentes”, a quienes la banda de Los Aztecas o La Línea habrían atacado al confundirlos con integrantes de de la pandilla rival de los Artistas Asesinos, AA, o doblados, cercanos al cártel de Sinaloa.

González Rodríguez sostuvo que al detener al pistolero identificado como uno de los autores del hecho, José Dolores Arroyo Chavarría, éste viajaba con su jefe El Doce, El Rama o Ramón, pues querían matar a Daniel Elías Becerra Vicencio, supuesto integrante de la pandilla Los Doblados, indicó La Jornada.

Según la declaración de Arroyo Chavarría, en ese momento los detectaron militares, quienes “mataron al jefe, me arrestaron a mí y otro acompañante está herido”, dijo.

González Rodríguez indicó que "en el enfrentamiento con el Ejército el jefe del grupo criminal que llegó ahí falleció porque disparó contra el Ejército y el Ejército repelió la agresión”.

En cuando a las víctimas, explicó que al momento de cometer los asesinatos, a los sicarios no les importó que en la residencia había jóvenes sin relación con pandillas y quizás algunos adultos que sí podrían estar implicados con delincuentes.

De acuerdo a las investigaciones, los asesinos dispararon en forma indiscriminada contra tres domicilios, sin importar a quiénes realmente buscaban. De hecho, es posible que en casas cercanas al lugar donde se hacía la fiesta, existieran algunos adultos relacionados con padillas, quienes eran los reales objetivos de la banda.