Lisboa. Decenas de miles marcharon este sábado en el centro de Lisboa contra las medidas de austeridad del gobierno, en una protesta que el principal sindicato del país calificó como una de las mayores en Portugal en los últimos años.

La manifestación fue el primer indicio grave del descontento popular contra los anuncios del gobierno de alzas impositivas y reducciones de gastos hechos el 13 de mayo, sumándose a medidas como el congelamiento de los salarios de los empleados fiscales, y los sindicatos advirtieron que el próximo paso podrían ser las huelgas.

La Confederación de Trabajadores Portugueses (CGTP por su sigla original), con 725.000 adherentes, no dijo cuántas personas fueron a la pacífica protesta, pero había asegurado que esperaba que hasta 200.000 personas marcharan contra las medidas de austeridad.

"Aún es temprano para entregar una cifra, pero confirmamos que ésta es una de las más grandes, si no la mayor, protesta en los últimos años", dijo a Reuters Armenio Carlos, miembro del comité que preside CGTP, mientras los manifestantes avanzaban por Liberdade Avenue.

"Recibimos cientos de buses de todo el país repletos de personas que vinieron a mostrar su descontento y de todos los sectores de la sociedad, trabajadores públicos, profesores, trabajadores gubernamentales locales, estudiantes e incluso empresarios", agregó.

La Policía no entregará estimaciones sobre la cantidad de manifestantes.

El plan del gobierno busca aliviar las preocupaciones de los inversionistas sobre la solvencia de Portugal y combatir el contagio desde la endeudada Grecia.

Portugal busca reducir su déficit presupuestario a 7,3% de su Producto Interno Bruto este año desde el 9,4% del año pasado, y luego gradualmente a 2,8% para el 2013.