El ministro de Defensa, Alberto Espina, se refirió a la supuesta incomodidad del Ejército por el nuevo Reglamento del Uso de la Fuerza (RUF) que se aplica a las Fuerzas Armadas para los Estados de Excepción Constitucional.

En conversación con Expreso Bío Bío, el ministro indicó que “hacerme cargo de versiones que no tienen la identificación de las personas, no me parece correcto”.

Además señaló que estas reglas fueron analizadas durante más de tres meses con los comandantes en jefe de las Fuerzas Armadas y contó con la decisión final del presidente Sebastián Piñera.

“Requieren la aprobación del Contralor General de la República (…) Tienen los estándares más altos de Fuerzas Armadas modernas para que protejan a la ciudadanía”, añadió.

“Es una injuria total, no tiene ningún antecedente objetivo”, señaló el ministro respecto al informe emitido por Aministía Internacional que afirmó que durante el año pasado, en todo el continente, 210 personas murieron en el contexto de manifestaciones sociales, ocurriendo 31 de esos casos en Chile.

“Las Fuerzas Armadas lo único que quieren, y queremos como Ministerio de Defensa, es que el país recupere la paz social”, manifestó la autoridad.

Además indicó que la experiencia que “tuvimos en los 9 días de los Estados de Excepción que se decretaron a contar de octubre, hizo necesario que se actualizaran las Reglas del Uso de la Fuerza“, aseguró Espina.

El ministro de Defensa indicó además que con estas nuevas reglas, los uniformados deben actuar acorde a lo indicado al comandante en jefe de la unidad. “Hay un profesional preparado con años de entrenamiento (…) las reglas del uso de la fuerza son claras y precisas”, aseguró la autoridad.

“Mientras yo sea ministro de Defensa voy a respaldar a las Fuerzas Armadas en toda acción”, señaló.

En la conversación además se refirió al proyecto de ley para proteger infraestructura crítica, la autoridad aseguró que es fundamental que se pueda proteger estos servicios de utilidad pública de mira al plebiscito del 26 de abril.

Amnistía Internacional. “Es una injuria total, no tiene ningún antecedente objetivo”, señaló el ministro respecto al informe emitido por Aministía Internacional que afirmó que durante el año pasado, en todo el continente, 210 personas murieron en el contexto de manifestaciones sociales, ocurriendo 31 de esos casos en Chile. Además, afirmaron que el país cerró el 2019 con la peor crisis de DDHH desde la Dictadura.

Sobre el informe, desde el Ministerio de Defensa señalaron que “Amnistía Internacional insiste en afirmar que el Ejército hirió deliberadamente a personas con la intención de desalentar las manifestaciones que se iniciaron en octubre pasado en nuestro país”.

“Amnistía Internacional nuevamente hace una afirmación absolutamente falsa, que constituye una imputación inaceptable y que carece de fundamentos que la justifiquen”, agrega.

“Sostener que las Fuerzas Armadas(…) salieron con el propósito de dañar a los chilenos es una falsedad”, afirmó el ministro Espina.

Ante esto, el ministro señaló como ejemplo el caso del militar de Curicó que fue formalizado por la muerte de un civil con arma de guerra y que posteriormente se comprobó que el autor fue un empresario. Por esto cuestionó qué quien responde a este cabo y el daño social que sufrió.